Emergencias

La huida de la República Centroafricana alcanza niveles sin precedentes

huir republica centroafricana
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
25/01/2018

Aunque pocos son los medios de comunicación que dan eco a esta noticia, la situación en la República Centroafricana sigue agravándose. El auge de la violencia provoca cifras récord de desplazamientos forzosos desde diciembre y deja a la mitad de la población dependiente de la ayuda humanitaria.

La nueva oleada de violencia en la República Centroafricana provoca el récord de desplazamientos

La violencia en el noroeste de la República Centroafricana provoca los mayores desplazamientos forzosos desde el comienzo de la crisis en 2013. Desde diciembre, casi 700.000 personas están desplazadas dentro del país, un 60% más que un año antes. Además, el número de refugiados en países vecinos sube un 12% respecto al año anterior, superando con creces el medio millón de personas. En un país con una población de 4,6 millones, el nivel de sufrimiento detrás de estos números es desmesurado.

La emergencia en República Centroafricana ha sido reportada como una de las crisis humanitarias más olvidadas del planeta.

Desde diciembre, han huido 10 veces más de personas que en todo 2017

Este último repunte de la violencia ha llevado a más de 17.000 centroafricanos hasta Chad desde el pasado diciembre: diez veces más que durante todo 2017. Se trata del mayor flujo de refugiados desde la República Centroafricana a su país vecino desde 2014.

ACNUR y las autoridades del país están identificando pueblos en la frontera de Chad donde poder realojar a los refugiados. ACNUR distribuye comida del Programa Mundial de Alimentos y útiles de ayuda básica como mantas, colchones, mosquiteras, kits de cocina y lonas de plástico, mientras organizaciones socias dan atención médica a los recién llegados, muchos de los cuales tienen malaria, diarrea e infecciones respiratorias.

refugiadas africanas

15.000 casas quemadas y más de 480 personas asesinadas

Dentro la República Centroafricana, 65.000 centroafricanos están a día de hoy desplazados en Paoua, una ciudad que ha multiplicado por tres su población desde que empezó el conflicto. La presencia de grupos armados cerca de Paoua limita la actividad comercial y aumenta los precios de los alimentos. Allí, los recién llegados cuentan cómo han atacado sus pueblos, quemado sus casas, saqueado su comida y matan a todo el que se cruzaba en su camino.

Las autoridades locales han reportado que, en el noroeste del país, 15.000 casas han sido quemadas y más de 480 personas asesinadas. Unas cifras que ACNUR teme que puedan ser aún mayores, dado que no está pudiendo acceder a los lugares donde se esconde la población.

Los desplazados están durmiendo al aire libre, en Iglesias o en casas de familias que les han abierto las puertas, en algunos casos, hasta 20 personas en una habitación.

La mitad de la población del país depende de la ayuda humanitaria

ACNUR está distribuyendo materiales de primera necesidad y trabaja para construir una nueva comunidad de refugios. Pero si no pueden volver a sus hogares en los próximos meses, perderán la estación de siembra, lo que conllevará recortes de comida el próximo año.

Actualmente, las agencias humanitarias estiman que casi la mitad de los 4,6 millones de centroafricanos se enfrentarán a inseguridad alimentaria en 2018.

República Centroafricana es hoy una de las crisis humanitarias más olvidadas de todo el mundo, lo que provoca una escasez presupuestaria que ha llevado a recortes en las raciones de comida de hasta el 50%.

A pesar de que ACNUR está entregando útiles de primera necesidad y raciones de comida para los más de 2 millones de desplazados, no es suficiente. En 2017, sólo el 12% de los fondos necesarios fueron cubiertos, convirtiéndose en la emergencia humanitaria que menos financiación consiguió en ACNUR.

 

Noticias