Emergencias

La inseguridad alrededor de Goma, en la República Democrática del Congo, continúa amenazando a los desplazados

Familia de desplazados internos congoleños huyen de la violencia. Foto: ACNUR
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
19/12/2012

La presencia de hombres armados en Mugunga III y en otros asentamientos para desplazados internos alrededor de Goma, capital de Kivu Norte, supone una amenaza al carácter civil de los campos, que ACNUR ha instado repetidamente a todas las partes que respeten. Además, esto expone a los desplazados a sufrir violencia y abusos de derechos humanos, entre ellos el derecho a la seguridad e integridad física.

ACNUR reitera su llamamiento para que estos espacios se mantengan estrictamente fuera del área de acción de todos los grupos armados y actores en conflicto. Se debe mantener a los civiles fuera de peligro, así como evitar cualquier despliegue de hombres armados en zonas densamente pobladas.

El incidente más reciente del que ACNUR ha tenido conocimiento se produjo el pasado 14 de diciembre, cuando cuatro hombres armados irrumpieron en Mugunga III, aparentemente en busca de material de ayuda humanitaria como lonas de plástico, alimentos y agua. Dos personas resultaron heridas por disparos.

La noche del 9 al 10 de diciembre hombres armados saquearon varias casas en los alrededores de Mugunga III y exigieron la entrega de bienes o dinero. En esta ocasión, tres personas fueron heridas por los disparos. Estos incidentes se añaden a los registrados durante la noche del 1 al 2 de diciembre, cuando varios hombres armados saquearon zonas del campo de Mugunga III y violaron a varias mujeres.

La situación general de seguridad en los alrededores de Goma sigue siendo complicada, ya que las tropas del gobierno, los combatientes del M23 y otros grupos armados siguen presentes cerca de la ciudad. La tensión se está viendo agravada también por la incertidumbre en torno al progreso de las actuales negociaciones de paz que se están llevando a cabo en Kampala, Uganda, entre el gobierno de la RDC y el M23.

Por otro lado, los combates en el noreste del país han obligado a cruzar la frontera a unas 4.000 personas hacia Sudán del Sur. Los refugiados han estado cruzando desde la aldea de Agorobo durante los últimos cinco días.

La mayoría de los recién llegados son mujeres con niños pequeños y menores separados o no acompañados. ACNUR está dando prioridad a la identificación de los niños que llegan solos para garantizar la protección de los más vulnerables, particularmente de los chicos adolescentes.

ACNUR ha ofrecido a los recién llegados a Sudán del Sur ayuda humanitaria y está trabajando además con las autoridades del país para trasladar a estas personas a una zona más segura lejos de la frontera durante los próximos tres o cuatro días. Todavía se están analizando y evaluando otros espacios más seguros, ya que hay preocupación por la presencia de minas antipersona en las inmediaciones. ACNUR apoyará el transporte de los refugiados tan pronto como se identifique un lugar adecuado para su traslado.

Antes de este último flujo de llegadas, ya había 18.408 congoleños refugiados en Sudán del Sur.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias