Emergencias

“La vida es dura”

La vida es dura para los desplazados yemeníes
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
04/05/2017

Miles de civiles yemeníes afectados por el conflicto se enfrentan a duras condiciones de vida

Amina, una madre de 28 años, recuerda que cuando empezaron las hostilidades en su zona, sentía el peligro por todos lados, cielo y tierra. La vida ya era dura para ella y su familia antes de que empezara la guerra, pero cuando la violencia llegó a su barrio, tuvieron que pasar un tiempo escondiéndose allá donde podían, hasta que un día casi murieron en un ataque que afectó a su casa. No tuvieron más opción que huir.

La suya y otras dos familias vecinas se apiñaron en un vehículo y recorrieron carreteras secundarias para evitar los combates. Tardaron muchas horas hasta llegar a la gobernación de Hudaydah y no tuvieron tiempo de coger sus cosas, ropa o comida.

Con las manos vacías y el terror aún en el cuerpo, Amina y el resto de desplazados se han encontrado con la solidaridad de la comunidad de Hudaydah, que les ha facilitado un apartamento. Aunque para estos vecinos la vida es dura también, están ofreciendo lo poco que tienen para ayudar a familias como la de Amina.

Niñas desplazadas se enfrentan a una vida dura en Yemen

Sin alimentos ni agua suficiente, la vida es dura para los yemeníes

“Muchos de los desplazados necesitan ayuda desesperadamente”, alerta el portavoz de ACNUR en Yemen . “Han encontrado alojamiento en espacios públicos y comunitarios, como escuelas o instalaciones sanitarias, y otros están viviendo en edificios abandonados o a la intemperie”, explica.

El hacinamiento en algunas instalaciones que acogen a desplazados está haciendo que aumenten las enfermedades y ya son muchos los casos de malnutrición infantil que se han identificado. Para muchos yemeníes, antes del conflicto la vida era dura de por sí, pero aseguran que ahora se ha vuelto “insoportable”.

“La vida es dura. No tenemos suficiente comida ni agua y estamos enfermos. Mucha gente y sus niños tienen infecciones, y el miedo ha debilitado nuestros cuerpos y mentes”.
Amina, desplazada yemení

Tamer, un niño de seis años, que hace 10 días tuvo que huir de su casa con su familia, ahora vive bajo un árbol en una aldea vecina. Como él, dos años después de que empezara el conflicto, 2 millones de personas han tenido que huir de sus casas y buscar refugio en otras zonas del país. El 84% de los desplazados, lleva ya más de un año sin poder volver a su hogar, y eso está haciendo que sus condiciones de vida sean más duras a medida que pasa el tiempo y no ven una solución a su situación.

ACNUR ha llevado ayuda humanitaria a zonas donde han llegado los desplazados. La Agencia de la ONU para los Refugiados ha repartido esteras, colchones, mantas, materiales de refugio y paquetes básicos de ayuda humanitaria para hacer que la vida sea un poco menos dura para estos desplazados en Yemen.

Envía ayuda a las víctimas del conflicto en Yemen
 
Envía ayuda a las víctimas del conflicto en Yemen
 
Envía ayuda a las víctimas del conflicto en Yemen
 
Envía ayuda a las víctimas del conflicto en Yemen
 
Envía ayuda a las víctimas del conflicto en Yemen
 
 

Noticias