Emergencias

Ser cooperante: ¿cómo prepararse para una emergencia?

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
29/01/2018

Secuestrados, privados de sueño y sometidos a altos niveles de estrés: así es cómo los técnicos de ACNUR se entrenan para ser cooperantes. Un trabajo soñado para muchos, en el que se exponen a situaciones límite donde mantener la calma resulta crucial.

¿Cómo se prepara un trabajador para ser cooperante?

Cuando estos 40 cooperantes llegaron a Senegal, tenían una misión: aprender a permanecer en calma bajo cualquier circunstancia y trabajar en equipo en un contexto de crisis. En los entrenamientos, aprenden a manejar un amplio rango de catastróficos escenarios.

Imagina que 10.000 refugiados han cruzado la frontera por la noche huyendo de la violencia y han dejado atrás todo lo que conocían y querían. Están hambrientos, sedientos y sin techo. Necesitan ayuda y la necesitan ya. ¿Qué harías?

Gracias a los entrenamientos de ACNUR en Thies, Senegal, más de 40 cooperantes de todo el mundo están preparados para lidiar con emergencias como esta. Los participantes del Taller de Gestión de Emergencias se enfrentan a las peores posibilidades que pueden encontrar sobre el terreno: desde secuestros y accidentes de coche hasta privación de sueño mientras gestionan la llegada de refugiados.

Katja Rytkönen, cooperante de ACNUR natural de Finlandia, e Ibrahim Peghouma, de Camerún, son dos de ellos. Cada año, ACNUR pone en marcha cuatro de estos talleres en los que participan facilitadores y especialistas de ACNUR, externos, actores y voluntarios de las agencias del gobierno que acogen este programa.

“Los participantes representan una amplia variedad de los trabajadores de ACNUR con distintos backgrounds”, dice Peter Kessler, especialista de ACNUR en respuesta de emergencia y crisis humanitarias.

Más de 3.000 cooperantes han recibido entrenamiento

Muchos de los participantes de las últimas sesiones han acudido ya a regiones en guerra como Irak, donde ACNUR trabaja para ayudar a casi 3 millones de desplazados desde 2014. Otros, de países como Ruanda o Kosovo, fueron una vez refugiados.

Después de estos entrenamientos, los cooperantes pasan a formar parte de una lista de personal para operaciones de emergencia y pueden ser llamados para acudir al cabo de unas semanas.

Jim Good imparte estos talleres desde 2014: “lo más importante es la simulación del ejercicio de terreno. Hacemos un buen trabajo en la parte teórica, pero cuando los participantes salen a un escenario real, eso hace que cobre vida para ellos”.

Para personas como Katja Rytkönen, de 37 años, asistente ejecutiva de ACNUR en Ginebra, es una oportunidad para aprender más sobre el trabajo de la organización. “(Una emergencia) es el momento en el que realmente tenemos que ser eficientes y hacer bien nuestro trabajo. En la sede, estás muy lejos de la realidad. Cuando vas a una emergencia, tienes la sensación de que realmente puedes conseguir cosas y cambiar la vida de muchas personas”, dice.

Ibrahim trabajador de ACNUR

Ser cooperante: “Sobre el terreno, estar entrenado puede ser crucial”

Ibrahim Peghouma, de 52 años, es cooperante de ACNUR desde hace años. Trabaja en energía y medioambiente en la oficina de Dakar, capital de Senegal. Allí, estar entrenado puede ser crucial. “Es fantástico poder hacer esto. Escapamos por los pelos de una emergencia en enero de 2017. Más de 76.000 personas habían huido de Gambia a Senegal en menos de un mes por la incertidumbre política. Este entrenamiento llega en el momento adecuado para mí, me muestra cómo comportarme en caso de crisis. Todos los cooperantes de ACNUR deberían formar parte de este entrenamiento”.

Mientras guerras y persecuciones siguen llevando el número de personas forzadas a huir a cifras récord, estos entrenamientos nunca han sido más importantes.

65,6 millones de personas no pueden volver a casa. Ayúdanos a seguir entregando ayuda.

 

Noticias