Eventos

Guerra de Corea, una de las guerras más sanguinarias

Ban Ki Moon
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
27 Julio 2018

Era un 27 de julio de hace 65 años, habían pasado algo más de tres años desde el comienzo de la guerra de Corea cuando, por fin, se declaró la paz. Una de las guerras más sangrientas de la historia, en la que se calcula que murió una cuarta parte de la población del país, en tan sólo 3 años había terminado.

Guerra de Corea: de 1950 a 1953

Después de la segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la URSS acordaron la división de Corea, hasta entonces ocupada por Japón, que quedaría delimitada por el paralelo 38. El norte pasaría a estar a cargo de la Unión Soviética mientras el sur dependería de Estados Unidos. De esta manera se formaron los estados de la República de Corea (Corea del Sur) y la República Popular de Corea (Corea del Norte).

Cinco años después, y aunque previamente había habido algunas negociaciones para la reunificación del país, Corea del norte invadió Corea del Sur el 25 de junio de 1950. Poco más tarde, Estados Unidos entró a ayudar a Corea del Sur dando lugar a uno de los conflictos más mortíferos de la historia donde se calcula que más de 1,2 millones de personas murieron hasta que, en 1953, el armisticio dio fin al sufrimiento de los millones de coreanos que se habían visto obligados a huir de su hogar.

En aquel entonces, concretamente en 1950, se creó la UNKRA, Agencia de Reconstrucción Coreana de las Naciones Unidas (en inglés), para ayudar a millones de personas forzadas a huir de sus casas dentro de Corea.

Ban Ki Moon coreano

Ban Ki-moon, de niño desplazado por la guerra de Corea a Secretario de la ONU

Ban Ki-moon, exsecretario general de la ONU, fue uno esos niños desplazados de su hogar por la guerra de Corea, y así relataba su historia:

“Uno de mis primeros recuerdos es la huida con mi familia hacia los montes que rodeaban nuestra aldea. Hacía frío, llovía y me paré a mirar atrás. Las llamas estaban devorando el único mundo que conocía, el sitio donde solíamos jugar, donde iba a la escuela, donde vivía mi familia. Nuestras vidas se estaban haciendo literalmente humo”.

Después de que la guerra de Corea terminase, Ban Ki-moon y su familia recibieron ayuda de la ONU, algo que se convirtió más tarde en su carrera profesional hasta el punto de considerarse a sí mismo como un “niño de las Naciones Unidas” en su discurso de despedida.

“Como decís algunos, soy un niño de las Naciones Unidas. Después de la guerra de Corea, la ayuda de la ONU nos alimentó. Los libros de la ONU nos enseñaron. Y la solidaridad global de la ONU nos mostró que no estábamos solos. Para mí, el poder de las Naciones Unidas nunca ha sido abstracto o académico. Es la historia de mi vida y de muchos coreanos. Es la historia de muchos millones y millones de personas alrededor del mundo, muchos niños, chicos y chicas. Este aprecio tan profundo ha ido creciendo incluso más cada día durante mi servicio a las Naciones Unidas”.
Ban Ki-moon, antiguo desplazado de la Guerra de Corea y ex Secretario General de la ONU.
Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar y necesitan ayuda
 
 

Noticias