Historias de vida

Niños de la guerra: una huella para toda la vida

Niños de la guerra en Siria refugiados del conflicto bélico
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
21 Diciembre 2016

Víctimas de conflictos armados, los niños refugiados, a veces también llamados niños de la guerra, suman la mitad de quienes han tenido que huir de su país para salvar su vida. Antes de cumplir los 18, se enfrentan a las situaciones más complicadas; la violencia, el miedo, los abusos y la pérdida de seres queridos serán huellas difíciles de borrar.

 

Niños de la guerra en Siria: el riesgo de no tener nacionalidad

Tras 5 años de conflicto, la guerra siria ha quitado la vida a más de 12.000 niños. Muchos, como el pequeño Aylan, perdieron su vida en el Mediterráneo. La mayoría, nunca fue portada de un periódico.

Cientos de niños ya han nacido en el exilio donde se arriesgan a no poder tener un documento de identidad. Es el caso de los niños sirios huérfanos de padre, a quiénes su madre no puede transmitir la nacionalidad. Un riesgo que puede convertir a cientos de pequeños en apátridas.

Omaima, lucha contra el matrimonio infantil con niñas sirias

Niños de la guerra: una generación que no podrá estudiar

Frente a una tasa global de escolarización del 90%, sólo el 50% de los niños refugiados va al colegio, convirtiéndose en un sueño para miles de ellos. Después de meses o años sin poder volver a las aulas, desplazados y refugiados tienen una oportunidad en los campos.

Aprender a leer y a escribir, a estar con otros niños y los conocimientos para desenvolverse en la vida. Todo ello resulta vital para estos niños de la guerra, que no siempre cuentan con un padre y una madre para poder ayudarles.

Omaima, una niña refugiada siria de sólo 15 años, lucha contra el matrimonio infantil en el campo de Zaatari para evitar seguir viendo cómo compañeras de tan sólo 13 años dejan el colegio para casarse. El matrimonio infantil es, muchas veces, la única salida de sus padres para asegurarles un futuro.

Desnutrición infantil, la falta de comida entre niños de la guerra

La falta de suministros, cultivos arrasados o precios 20 veces por encima de lo normal dificultan el poder tomar los alimentos y nutrientes necesarios. La única solución es escapar. En su huida, pueden pasar días alimentándose de lo que encuentran en el camino. Las tasas de desnutrición en los países en guerra en África reflejan esta realidad.

Sus consecuencias: la complicación de enfermedades como la malaria o el cólera o problemas de crecimiento como el del pequeño Omar, quien dejó de crecer a sus 5 años.

Niños huérfanos de Sudán del Sur

Semo y Seto, hermanos y huérfanos de guerra

En el camino para huir de su país, los niños de la guerra no siempre acabarán acompañados por sus padres. Huérfanos o separados de sus seres más queridos, que no han podido cruzar las fronteras, ahora se encuentran solos ante el mundo.

Historias con finales felices como la del pequeño Marwan que se despistó al cruzar la frontera y se dedicó a seguir a un grupo de refugiados con tan sólo 4 años, o la de esta pequeña familia de niños huérfanos en Chad, que han encontrado entre ellos el apoyo necesario.

Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de niños refugiadas puedan recibir educación.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias