Informe anual 2020: contigo todo sale bien

Informe Anual 2020 ACNUR
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
Vie, 09/24/2021

A pesar de la delicada coyuntura económica derivada de la COVID-19, las comunidades de acogida, los donantes, los estados y los ciudadanos de a pie han demostrado una enorme solidaridad hacia las personas refugiadas durante 2020. ACNUR está profundamente agradecido por esta respuesta sin precedentes en un año como ningún otro y te lo contamos en nuestro Informe anual 2020.

133 países
con presencia de ACNUR
17.878
trabajadores
 

Materiales de emergencia enviados

Mantas

3 millones de mantas

Cubos

1 millón de cubos

Lonas de plástico

1,6 millones de lonas de plástico

 
Esterilla

1,6 millones de esterillas

Tiendas

107.000 tiendas

Mosquiteras

1,5 millones de mosquiteras

755.000 sets de cocina

600.000 lámparas solares

 

En el año de la pandemia, gracias a tu apoyo…

58,3 millones
refugiados, desplazados internos y apátridas recibieron asistencia COVID-19.
64 millones
de mascarillas N95/FFP2 adquiridas.
9,89 millones
de personas reciben asistencia sanitaria
 

ACNUR trabaja para incluir a la población refugiada y desplazada en las estrategias nacionales de vacunación contra la COVID-19 y apoya a los gobiernos de los países de acogida de refugiados prestando ayuda logística, personal sanitario, artículos de higiene y equipos de protección personal, entre otros aspectos.

Vacunación refugiados

Gracias a ti, las personas desplazadas a la fuerza…

Crecen

“Esto es una prueba de que alguien se preocupa por nosotros”, afirma Fartun, solicitante de asilo somalí en Grecia, tras recibir la ayuda económica mensual con la que puede comprar leche y pañales para su bebé, Nassin.

Ayudas económicas y materiales de emergencia

695 millones
en ayudas económicas a personas desplazadas en 100 países.
+ de 600.000
personas recibieron materiales de emergencia en menos de 72 horas en países afectados por emergencias.
7.900
toneladas de materiales de emergencia enviados por aire, mar y tierra.
 

ACNUR proporciona ayudas económicas para que las familias refugiadas puedan pagar el autobús que lleva a los niños al colegio, poner comida sobre la mesa, comprar medicamentos, pañales o cubrir los gastos del alquiler.

Crecen

Sueñan

Sophie huyó de Sudán del Sur en 2016 con 14 años. Pudo llevarse consigo algo de ropa y su libro de ciencias. Hoy estudia secundaria en un campo de refugiados en Uganda y le gustaría ser doctora. “Quiero luchar contra los embarazos precoces”, asegura.

Protección y lucha contra la violencia sexual y de género

16 millones
de personas desplazadas a la fuerza tienen acceso a servicios de protección, incluyendo servicios de protección para la infancia y las supervivientes de violencia de género.
64.796
incidentes de violencia de género reportados en los que sus supervivientes reciben asistencia psicológica.
 

La escolarización de niñas refugiadas, concretamente, tiene un gran impacto en sus vidas porque les empodera, les permite desarrollar sus habilidades de liderazgo, emprendimiento, autosuficiencia y resiliencia. Además, les protege de la explotación, la violencia sexual y de género, el matrimonio infantil y los embarazos precoces.

La prevención de la violencia de género contra las mujeres y la violencia sexual es uno de los principales focos de trabajo de ACNUR. Ofrecer a las víctimas de abuso sexual la asistencia que necesitan es una de las tareas prioritarias, así como evaluar las necesidades especiales de mujeres y niñas vulnerables.

Educación

Enseñan

Amirul es un refugiado rohingya en Bangladesh y padre de tres hijos. También es profesor en el campo de refugiados de Nayapara. “Es muy importante recibir una educación. Les enseño como a mis propios hijos. ¡Incluso con más esfuerzo! Quiero que se desarrollen”, subraya Amirul.

Educación

1,7 millones
niños matriculados en educación primaria.
170.048
alumnos matriculados en secundaria.
7.087
personas recibieron becas DAFI para cursar estudios superiores.
 

ACNUR trabaja para que los niños refugiados tengan acceso a la educación en los campos de refugiados y tengan oportunidades de futuro. Para ello, construye aulas, forma a profesores y proporciona ayudas a las familias para que puedan costear las matrículas y comprar material escolar.

La Agencia también proporciona becas DAFI que permiten a los refugiados acceder a la enseñanza universitaria. Cubren los gastos de alojamiento, la matrícula, el material escolar, los libros y las dietas para comida y el transporte, entre otros conceptos. La educación superior es un instrumento poderoso para el cambio social. No solo mejora la situación económica y social de las personas refugiadas que acceden a ella, sino también las de sus familias y comunidades.

Para el año 2030, ACNUR tiene el objetivo de que el 15% de los jóvenes refugiados accedan a la educación superior.

Enseñan

Aportan

Cuando llegó a Ecuador desde Venezuela, Humberto solo podía trabajar por cuenta ajena. Después de recibir formación y financiación por parte de ACNUR para adquirir sus propias herramientas, es más autónomo y hace labores de mecánico, obrero, electricista y pintor.

Medios de vida e inclusión económica

1,2 millones
de refugiados, desplazados internos y otras personas bajo el amparo de ACNUR reciben apoyo en medios de vida en 85 países.
3,2 millones
de refugiados y solicitantes de asilo se benefician del incremento de protección social en 85 países.
19 países
permiten acceder al mercado laboral a los refugiados que se dedican a la artesanía.
 

ACNUR trabaja para promover la inclusión económica de las personas que se ven obligadas a huir. Aboga por su derecho al trabajo porque reduce la dependencia de la ayuda humanitaria, impulsa su dignidad y posibilita soluciones duraderas.

Aportan

Y agradecen

Halima, sudanesa, espera entusiasmada junto a su familia el vuelo que los llevará de Libia a Níger. En Libia, los refugiados corren el riesgo de sufrir detenciones arbitrarias o ser secuestrados por bandas criminales. La de Halima fue la primera evacuación tras siete meses sin poder llevarse a cabo por las restricciones de la pandemia.

Integración, retorno y reasentamiento

250.951
refugiados vuelven a sus países mediante retornos voluntarios.
63.726
reasentamientos facilitados.
42
operaciones de refugiados en diferentes países fomentan la plena integración de estos en las comunidades de acogida.
 

ACNUR trabaja con los gobiernos y sus socios para asegurar que se dan las condiciones necesarias para la integración de las personas retornadas con seguridad y dignidad.

Para la Agencia, el reasentamiento es un instrumento fundamental para la protección de los refugiados más vulnerables. Se utiliza para ayudar a los refugiados en países que no pueden proporcionarles protección y apoyo adecuados.

La integración beneficia a la población reasentada y a la comunidad de acogida. ACNUR, los gobiernos y las ONG trabajan para facilitar la integración de las personas refugiadas.

agradecen

Con tu ayuda hacemos cosas extraordinarias.

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia
 
Hay millones de personas que se ven obligadas a huir de su hogar y necesitan ayuda
 
 

Noticias