La escuela: un derecho y un salvavidas para niños y niñas refugiados

niños refugiados

Casi la mitad de la niñez refugiada en edad escolar (3,7 millones) no está escolarizada. Entre ellos, las niñas se llevan la peor parte, al tener que enfrentarse a barreras adicionales de todo tipo.

El programa “Educa a un Niño” existe desde 2012 para permitir que ningún niño ni niña refugiados se queden sin escuela. En los próximos 3 años el objetivo es lograr que 364.000 refugiados y desplazados más se matriculen en la escuela primaria, con especial atención a las niñas.

Para ello necesitamos el compromiso y la generosidad de los donantes, que vean la necesidad de apostar por estos programas en el medio y el largo plazo. ¿Te unes al reto educativo de ACNUR?

Puedes hacer un gran impacto en la educación de las niñas y niños refugiados

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

Si prefieres hacer una transferencia, puedes usar esta cuenta indicando en el concepto: “EDUCACION” en la cuenta ES92 2100 2262 1102 0041 4837

Si eres socio/a y deseas hacer el donativo a través de la domiciliación de una cantidad puntual en tu cuenta habitual o con una cuota incrementada en adelante, llámanos y te atenderemos con mucho gusto: 900 900 532.

La educación es la clave de su futuro.

48%
de los niños y niñas refugiados en edad escolar no están escolarizados.
El 63 %
tiene acceso a educación primaria.
24 %
de los adolescentes refugiados reciben educación secundaria.
3 %
tiene acceso a educación superior.
 

Los refugiados se enfrentan a una estancia media de 17 años en un campo

Más de la mitad de los refugiados y desplazados que hay hoy en el mundo son niños y niñas que han visto interrumpidas sus vidas por la violencia. Que los niños puedan continuar formándose, aunque estén en un campo de refugiados, es vital para su desarrollo. Y las niñas necesitan más apoyo porque sus barreras son también mayores para acceder y no abandonar la escuela.

La educación de los niños refugiados es uno de los pilares del trabajo de ACNUR. A través del programa “Educa a un niño” se dan becas a las familias para que puedan escolarizar a sus hijos en primaria, construimos escuelas, contratamos y formamos a más profesores, hacemos campañas comunitarias y con las familias sobre la importancia de la educación.

Nada de esto sería posible sin tu ayuda, por eso necesitamos tu colaboración para que juntos podamos dar un futuro a millones de niños refugiados y hacer realidad sus sueños. ¡Muchas gracias por tu apoyo!

“La educación es un medio para ayudar a que las niñas y niños sanen, pero también es fundamental para la reconstrucción de sus países”.
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.
Filippo Grandi