Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Batalla de las Termópilas: el encuentro de dos mundos

batalla de las termopilas iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Seguro que más de una vez habrás oído hablar de la batalla de las Termópilas, un acontecimiento bélico que marcó en gran medida el ordenamiento político y social en la Antigüedad y en los siglos posteriores. De hecho, nosotros mismos somos en parte herederos de lo sucedido entonces entre griegos y persas.

Sin embargo, ¿en qué consiste exactamente este hecho? ¿Quiénes lo protagonizaron? ¿Cuáles fueron las consecuencias más visibles de este enfrentamiento y, sobre todo, qué efectos son aún visibles en nuestras sociedades?

Antecedentes de la batalla de las Termópilas

La batalla de las Termópilas ocurrió aproximadamente en el año 480 a. C. Si bien supuso el encuentro entre dos de las más grandes culturas de la Antigüedad, como lo fueron los griegos y los persas, no era la primera vez que estos últimos trataban por todos los medios de invadir las ciudades helenas.

De hecho, este acontecimiento se conoce como la segunda guerra médica. La primera había tenido lugar una década atrás y se había saldado con una victoria de los griegos.

En esos diez años, los persas lograron reconstruir su ejército y volvieron a intentar la invasión. Era tan grande el número de esclavos y soldados que tenía reclutados y tanto el dinero invertido en armas, que los historiadores no dudan en afirmar que se trata de uno de los cuerpos militares más importantes de toda la historia.

Los griegos, que estaban en clara minoría, lograron la unificación de sus dos ciudades principales, Atenas y Esparta, para detener la expansión persa, que estaba comandada por Jerjes I. Al mando de los griegos estaba Leónidas I.

El enfrentamiento tuvo lugar en el paso de las Termópilas, en el mar Egeo, un sitio que en griego antiguo se traducía como “puertas calientes”, dado que allí había numerosos arroyos y manantiales de agua cálida.

La férrea defensa de su territorio por parte de los griegos es aún hoy motivo de estudio para muchos historiadores. Las bajas de los persas eran notables hasta que Efialtes, un ciudadano griego que quería hacerse rico, traicionó a los suyos e indicó a los persas un camino secreto para sorprender a las fuerzas de Leónidas I.

El resultado de la contienda fue claro: los persas conquistaron Beocia y marcharon a Atenas, la gran capital. Sin embargo, un año después la armada griega reconquistó sus territorios y puso fin al dominio persa en sus ciudades.

Batalla de las Termópilas: legado cultural, social y político

El principal legado de la batalla de las Termópilas fue el ordenamiento mundial que se gestó desde entonces. La línea entre Oriente y Occidente quedó aun más definida en el plano político-militar, aunque culturalmente se mantuvo el intercambio que se había establecido desde las primeras civilizaciones.

Siglo y medio después, Alejandro Magno se encargó de hacer aún más notorio dicho intercambio. Sus campañas lo llevaron no solo hasta Persia, sino también a la India. De haberse impuesto el ejército persa en las guerras médicas, seguramente su figura no habría desempeñado un rol tan importante en el conjunto de la historia.

Tampoco Europa habría surgido tal como la conocemos ahora, es decir, como ese conjunto de reinos que se convirtieron en los principales herederos de las culturas griega y romana. O dicho de otra forma: el mundo actual sería diferente.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 4,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *