Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

¿Cuáles son los problemas derivados de la contaminación?

problemas de la contaminacion iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos.

Los problemas causados por la contaminación son mucho más graves de lo que creemos. No solo se trata de que el aire que respiramos sea menos sano o que recursos naturales como el agua escaseen. Las consecuencias y los efectos nocivos tanto en nuestra salud como en el equilibrio planetario ya son evidentes.

Numerosos informes elaborados por observatorios e instituciones especializadas señalan continuamente la necesidad de hacer algo para frenar este gran reto, que alimenta otros fenómenos como el calentamiento global o el cambio climático.

Todo está relacionado. La salud del medioambiente también es la salud de los que habitamos el planeta y aspiramos a tener una mejor calidad de vida y un mundo más justo y solidario. Y tú, ¿cómo actúas frente a los problemas de la contaminación?

¿Qué tipo de problemas genera la contaminación?

No empezaremos a sufrir sus consecuencias en años, décadas o siglos. No, nada de eso. Los problemas de la contaminación ya causan serios perjuicios a nuestra salud y al equilibrio planetario. De hecho, en algunas zonas del mundo esos estragos son evidentes.

Sin embargo, para analizar detenidamente los numerosos efectos que ya empezamos a padecer por culpa de este fenómeno, conviene dividirlos en dos categorías:

  1. Efectos en la salud de las personas:

María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales de Salud de la OMS (Organización Mundial de la Salud), asegura que “la contaminación tiene un altísimo coste para la salud humana”, lo cual supone que toda inversión destinada a disminuir el empleo de combustibles fósiles y una mejor calidad de recursos como el agua “reportarán mejoras importantes para la salud”.

La contaminación atmosférica produce efectos distintos en los diversos grupos sociales, pues depende de muchos factores. Las personas con problemas previos de salud son quienes sufren las consecuencias más graves, así como los niños, los ancianos y las familias con pocos recursos o con escasas posibilidades de acceder a una atención sanitaria de calidad. Entre los principales efectos de la contaminación en nuestra salud podemos mencionar:

  • Aumento de las complicaciones respiratorias, ya que en el fondo se trata de un problema de higiene del medio en el que nos desenvolvemos. La curva ascendente de anomalías de este tipo coincide con periodos en los que las grandes ciudades o las regiones han registrado los mayores niveles de contaminación atmosférica desde que se realizan cálculos.
  • Mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, sobre todo las personas que se han expuesto durante años a concentraciones elevadas de material particulado (MP). Según la OMS, casi 1,3 millones de personas mueren al año por una alta exposición a la contaminación.
  • Agravamiento de los cuadros diagnosticados previamente: por ejemplo, en los casos de los pacientes con asma. Las personas con esta enfermedad suelen presentar estados más críticos en las épocas de mayor contaminación de la atmósfera. Otras enfermedades que también tienden a agravarse son la neumopatía obstructiva crónica, algunos tipos de cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las infecciones agudas en los pulmones y la cardiopatía isquémica.
  • Reducción de la calidad de vida, como en el caso de las personas que viven en grandes ciudades altamente contaminadas. Se crean algo así como zonas que dejan de ser habitables o en las que la vida social tiende a reducirse por efecto de la contaminación atmosférica.
  1. Efectos en el medioambiente:

La contaminación también afecta de manera directa al medioambiente, que es sin lugar a dudas el principal blanco de la degradación del aire, de recursos como el agua y, claro, de la destrucción progresiva de la capa de ozono.

En un reciente informe presentado el pasado mes de septiembre, la ONU ha vuelto a insistir en la necesidad de emprender acciones para frenar los numerosos efectos negativos de este fenómeno en los entornos naturales y ha recalcado algunos de ellos:

  • Desaparición de especies animales y vegetales, algo que cada año se aprecia de manera más significativa en zonas como el Amazonas o las regiones polares, donde los animales tradicionalmente autóctonos cada vez tienen más dificultades para adaptarse, dados los cambios bruscos en las temperaturas y en la duración de los ciclos naturales.
  • El aumento del calentamiento global, que está generando valores máximos en ciertas regiones del planeta, algo que se traduce en una clara alteración de la vida. De este fenómeno también se desprende una buena parte de los desplazamientos forzosos en el mundo, pues muchas personas dejan sus hogares para huir de las crisis alimentarias o de los desastres naturales que se derivan de esos aumentos de la temperatura.
  • Sequía de los ríos y desaparición de fuentes hídricas, víctimas directas de la contaminación con sustancias químicas o indirectas tras la sequía de los suelos o la deforestación.

Problemas de la contaminación, ¿aún se pueden frenar?

Estamos a tiempo de tomar medidas para que los problemas de la contaminación no causen perjuicios más graves que los vistos hasta ahora. Diversas organizaciones internacionales se han puesto manos a la obra.

Para empezar, tal como propone la ONU Medio Ambiente en un reciente informe titulado «Hacia un planeta libre de contaminación», resulta esencial elaborar un convenio global contra la contaminación que acaten todos los países, especialmente los más contaminantes.

Este documento también propone medidas como el refuerzo del control mundial contra este fenómeno en todos los niveles y el empleo los recursos necesarios para llevar a cabo iniciativas orientadas a la prevención, la sensibilización y la educación.

Otro elemento que puede resultar fundamental en el futuro a medio y largo plazo es la adopción del consumo responsable, es decir, un modelo basado en necesidades reales y que nos haga plenamente conscientes del impacto que tienen los productos y materiales que consumimos a diario para el equilibrio planetario.

Finalmente, no podemos dejar de lado elementos como la innovación, la investigación medioambiental y el intercambio de conocimientos, dos pilares esenciales a la hora de crear iniciativas que fomenten las prácticas sostenibles y respetuosas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(4 votos, media: 4,00 de 5)

Comments

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *