Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Frenar el cambio climático: el rol clave de los refugiados

Refugiados ayudan a frenar el cambio climático

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

En estos momentos en los que el planeta se encuentra en emergencia climática, las acciones para frenar el cambio climático son más necesarias que nunca. Es por esto que desde ACNUR se lleva adelante una estrategia global de cuatro años destinada a la utilización de energía sostenible, sobre todo en el área que atañe a la protección de las personas refugiadas.

Se trata de un plan que prevé una transición a energía renovable en todos los campos de refugiados y lugares de acogida. Un proyecto que necesita de la implicación y la contribución de las personas refugiadas que viven en estos sitios y por dos motivos:

  • El primero, porque este cambio de formas y hábitos en el uso de energía afectará directamente a las personas que viven en estos campos de refugiados o sitios de acogida.
  • El segundo, porque el cambio climático es una de las causas por las que miles de personas deben desplazarse forzosamente de sus hogares y por la que muchos se convierten en refugiados. ¿Qué mejor que un plan pensado en combatir, justamente, lo que a muchos causó que perdieran todo?

¿Cómo afecta el cambio climático a los refugiados y desplazados?

El cambio climático genera que los desastres naturales sean cada vez más habituales y peligrosos. El aumento del nivel del mar, las sequías, las inundaciones, los incendios y otros fenómenos climáticos obligan a miles de personas a huir de sus hogares. Como es el caso de Precious Ryrhayo, una desplazada de Zimbabue: “Estaba durmiendo cuando entraron ríos de agua en la casa. Nos despertamos y huimos”.

Andrew Harper, Director de Apoyo y Gestión de Programas de ACNUR, asegura que “lo que nos preocupa es que el cambio climático convierta estados frágiles en estados en conflicto” y se pregunta: “¿Cómo creamos seguridad en lugares como el norte de Chad o el norte de Nigeria o en lugares que se inundan como Bangladesh?”.

Las comunidades de pescadores que viven a orillas del lago Chad son otro ejemplo de este problema. Desde los años 60, lo que era un lago enorme se ha ido reduciendo hasta en un 90%, privando a miles de familias de un sustento básico y obligándolas a desplazarse para sobrevivir. Por eso para frenar el cambio climático, el rol de los refugiados es más importante de lo que se cree.

Refugiados implicados en frenar el cambio climático

La conciencia de mucha población refugiada a la hora de frenar el cambio climático resulta fundamental para que la estrategia planteada por ACNUR tenga un efecto positivo. En el río Nilo, por ejemplo, se han sumado voluntarios de diferentes países a un nutrido grupo de egipcios para limpiar este largo y legendario surco de agua, tan fundamental en la historia de la civilización humana.

El objetivo es disminuir la cantidad de plásticos acumulados en el río a la altura de El Cairo, la capital de Egipto, además de crear conciencia medioambiental entre la población para evitar que se mantenga esta costumbre de arrojar basura al río. A las 800 personas originarias del país del norte de África se han sumado 50 refugiados voluntarios procedentes de Etiopía, Somalia, Siria, Sudán y Yemen.

Desde que comenzaron, a mediados de 2019, han logrado reducir considerablemente la contaminación en el Nilo: en un solo día de trabajo, por ejemplo, consiguieron retirar 11,5 toneladas de basura.

Otro caso exitoso es el del proyecto de hidroponía en el campo de refugiados de Zaatari, un método que consiste en cultivar plantas sin utilizar tierra y a través del cual se ahorra hasta un 80% de agua y que promueve ACNUR desde hace 2 años.

“Primero traemos las semillas y las plantamos en la tierra. Cuando empiezan a crecer las raíces las movemos al sistema hidropónico, con las tuberías de agua”, dice Ahmed AlZabi, un refugiado sirio que colabora en este proyecto para el cual se usan colchones reciclados y donde se han conseguido cultivar con éxito pepinos, tomates, albahaca y berenjenas.

El trabajo de ACNUR en medio ambiente

Desde los años 90, ACNUR desarrolla una respuesta humanitaria en diferentes fases para ayudar a la protección del medio ambiente. Por ejemplo, en la puesta en marcha de proyectos de reforestación de tierras en diferentes campos de refugiados, lo que genera que se proteja la tierra y, al mismo tiempo, se generen fuentes de trabajo para mucha población.

Otro aspecto importante del rol de ACNUR para frenar el cambio climático es la promoción del uso de combustibles limpios, una experiencia que en Etiopía dio estupendos resultados. Una cooperativa de mujeres elabora un carbón de origen vegetal que resulta mucho más limpio y barato que la madera, algo que ha repercutido en los hábitos de los refugiados que empiezan a utilizarlo cada vez en mayor escala. Y a esto se le suma la instalación de paneles solares en muchos campos de refugiados en los que suelen tener acceso limitado a la electricidad, permitiéndoles de esta manera poder cocinar, calentarse o trabajar y que esto implique un mínimo gasto energético.

Ayuda a los refugiados

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
En 17 meses, un sistema de suministro de agua
En 1 año, un sistema de suministro de agua
En 8 meses, un sistema de suministro de agua
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Agua potable para una familia durante 10 días
3 filtros cerámicos para potabilizar agua
10 bidones de plástico para transportar agua
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 5,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *