Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Lenguaje inclusivo contra los estereotipos de género

Mujer y niña refugiadas

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

Durante los últimos años y gracias a los avances de movimientos de mujeres en todo el mundo hacia la conquista de sus derechos, ha emergido el debate sobre el uso del lenguaje inclusivo, también llamado lenguaje no sexista. ¿Qué es el lenguaje inclusivo? En líneas generales, lo primero que define a esta manera de utilización de la lengua es que evita el sesgo hacia un sexo o género en particular, llevando el lenguaje hacia un modelo en donde todos los géneros se vean incluidos. Por eso que su propagación está íntimamente vinculada con el avance del empoderamiento femenino, teniendo en cuenta que el lenguaje tradicional suele sesgarse hacia el género masculino.

Naciones Unidas ha estado siempre preocupada por la incorporación correcta del lenguaje inclusivo para todo su personal. De esta manera, ha elaborado una guía orientativa para diferentes idiomas con estrategias a aplicar en todo tipo de situación comunicativa, ya sea formal o informal, oral o escrita. 

En lo que respecta a las orientaciones para la lengua española, el material de la ONU pone como principales retos para una adecuada comunicación inclusiva tener mayor claridad en la distinción del género gramatical, género sociocultural y sexo biológico, además de eliminar todo tipo de asociaciones peyorativas heredadas de la cultura sexista y que históricamente han sido aplicadas a equivalentes femeninos.

No perpetuar los estereotipos

Una de las participantes en la elaboración de la guía de la ONU para el uso correcto del lenguaje inclusivo es Ana García Álvarez, coordinadora de Formación y Asuntos de Género en el Departamento de Gestión de Conferencias de las Naciones Unidas. Ella define al lenguaje inclusivo de la siguiente manera: “Cuando hablamos del lenguaje inclusivo en cuanto al género, hablamos de una manera de utilizar la lengua, ya sea en el oral o en el escrito, de una manera que no discrimina contra ningún sexo, género o identidad de género”. Para la coordinadora, lo importante es que el lenguaje no contribuya a perpetuar los estereotipos vinculados con la discriminación de género: “En español recomendamos evitar el uso de la palabra ‘señorita’ porque para referirse al estado civil de un hombre simplemente se utiliza ‘señor’. Luego, obviamente, recomendamos evitar expresiones abiertamente negativas y que tienen que ver con el género: ‘los hombres no lloran’, ‘actúa como una niña’ o este tipo de frases”.

Además de la publicación de este tipo de materiales, Naciones Unidas mantiene su departamento específico de ONU Mujeres, que se encarga de defender los derechos de las mujeres y las niñas de todo el mundo. Y, por supuesto, promueve el uso del lenguaje inclusivo en todos los ámbitos y órdenes. En su web se pueden consultar alrededor de 650 términos que resultan sensibles en lo que respecta al género y que están en inglés, francés y español. Se trata de una buena herramienta de consulta ante dudas sobre cómo usar correctamente determinadas palabras que pueden herir sensibilidades de género. Y también se pueden descargar específicos preparados por el equipo de ONU Mujeres para asegurar la utilización de un lenguaje con sensibilidad de género.

ACNUR y el lenguaje inclusivo

En sus Recomendaciones para el uso de un lenguaje inclusivo de género, ACNUR asegura que el “uso del lenguaje es un reflejo de las prácticas culturales y sociales del contexto social” y que “el lenguaje condiciona las actitudes, prácticas y cosmovisiones de los pueblos”. Por lo tanto, el lenguaje inclusivo es la manera de poner fin a tantos años en los que la visión heteropatriarcal y heterosexista de la sociedad ha impuesto sobre el lenguaje, relegando y condicionando el papel de la mujer. Cambiar la manera de usar el lenguaje es posible y factible a través de una forma progresiva y en diferentes escenarios. En el caso de ACNUR, este trabajo se vincula a las personas refugiadas, las cuales muchas de ellas han sido víctimas de diferentes formas de violencia de género. Y la guía de ACNUR intenta ser una herramienta para facilitar la utilización del lenguaje inclusivo dentro de su ámbito de trabajo, porque es importante que todo el personal de la organización cumpla con su obligación de un trato respetuoso e igualitario a las personas en cualquier orden, incluido el del lenguaje.

Ayuda a las refugiadas

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
Escolarizar a una niña todo un año
Dos meses en una casa de atención a víctimas de abusos sexuales
Kits de embarazada para 9 mujeres
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Kit de higiene íntima para 28 refugiadas durante 1 año
Escolarizar a 5 niñas todo un año
4 kits de matrona con medicación y gasas estériles para dar a luz
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *