Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Países de Europa hacia la acogida de refugiados

Niña siria refugiada

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos.

De los 26 millones de refugiados que hay en el mundo, un 60% vive en ciudades. Y de los 46 millones de personas que han huido de sus hogares y permanecen dentro de las fronteras de su país, más del 80% también reside en núcleos urbanos. Se trata de personas con grandes carencias sanitarias y alimentarias, así como también de empleo y de acceso a la educación.

Por esta razón, ACNUR mantiene activa desde 2018 la campaña Ciudades #ConLosRefugiados, a través de la cual más de 250 ciudades en 50 países han firmado su compromiso de acogida a todas estas familias que por motivos de violencia armada, hambre, persecuciones o sequías se ven obligadas a huir.

Y una iniciativa de esta magnitud en el contexto de la pandemia de COVID-19 adquiere máxima actualidad, sobre todo porque la situación sanitaria mundial ha incrementado la pobreza y la desigualdad, además de generar que millones de niñas y de niños hayan tenido que interrumpir sus estudios. Y está más que demostrado que aquellas ciudades que han abierto sus puertas a los refugiados y solicitantes de asilo se vuelven más fuertes y con mano de obra cualificada, ya que muchas de estas personas son comerciantes, maestros, ingenieros o profesionales y técnicos de salud. Si bien el camino a recorrer aún es largo, hay algunos países en los que se ha empezado a consolidar este plan de manera exitosa, como ha sucedido en Brasil o Canadá. Y también ha habido experiencias exitosas en Milán y Viena.

Milán: un ejemplo en Italia

Cuando el gobierno italiano endureció sus políticas y aumentó las restricciones para los solicitantes de asilo, la ciudad de Milán mantuvo su compromiso de asegurar a estas personas el acceso a la educación, la sanidad y el sistema de empleo. “Queremos construir una respuesta inclusiva para la niñez refugiada y migrante. La movilidad humana es uno de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo y requiere una respuesta compartida y pragmática, más que ideológica”, dice Giuseppe Sala, alcalde de Milán e integrante del Consejo de Alcaldes para la Migración, una institución que promueve políticas inclusivas para los migrantes y refugiados en todo el mundo.

Armani Zreba es una refugiada de Libia que ahora reside en Milán con su pareja tras tener que huir por su orientación sexual.

Muchas instituciones públicas y privadas de esta ciudad del norte de Italia se han sumado a la iniciativa del alcalde y colaboran para la integración de las personas refugiadas y solicitantes de asilo. Hasta algunas firmas vinculadas con la industria de la moda se han sumado a esta cruzada solidaria. A principios de 2019, ACNUR premió la labor de las firmas Gucci y Roberto Cavalli por haber participado en el programa “Trabajando por la integración de los refugiados”, a través del cual se ha garantizado el empleo y formación profesional de muchas personas en situación de vulnerabilidad.

Viena, ciudad de acogida

La ciudad de Viena tiene una larga tradición de acogida de refugiados que viene desde la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos húngaros encontraron refugio en la capital austríaca. Lo mismo sucedió con los que huían de República Checa tras la masacre de la Primavera de Praga de 1968 y con la diáspora en plena guerra de la ex Yugoslavia en los años 90.

Durante los últimos años, Viena ha afianzado y profundizado su perfil de ciudad de acogida a través del programa CORE, lanzado en 2016. A través de esta iniciativa, se convoca a las personas refugiadas a ocupar puestos de trabajo en diferentes instituciones públicas y de la sociedad civil, con el fin de que se inserten en la sociedad y puedan rehacer su vida.

“Me congratula decir que la pregunta nunca fue si debíamos acogerlos, sino cómo hacerlo. No nos limitamos a hablar: actuamos. En un espacio muy breve de tiempo hemos organizado alojamiento, atención médica y, lo más importante, acceso a educación”, dice el Concejal Ejecutivo para Educación, Integración, Juventud y Personal, Jürgen Czernohorszky, el principal responsable de que la integración y la acogida sean denominadores comunes en la ciudad de Viena.

Los refugiados ante el COVID-19 en los países de Europa

“En las últimas semanas, varios Estados europeos han hecho un llamamiento público para que profesionales sanitarios refugiados se sumaran a las respuestas nacionales para luchar contra el virus. Respaldamos estas iniciativas y esperamos que se amplíen tanto por el resto del continente como fuera de Europa”. Con estas palabras pronunciadas en abril de 2020, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, enfatiza la importancia de que los países de Europa refuercen sus políticas de acogida, acentuando la necesidad de mano de obra capacitada que se necesita para enfrentar a la pandemia y donde los refugiados pueden cumplir un papel fundamental.

Grandi, además, ratifica que muchas personas refugiadas están trabajando de manera desinteresada y solidaria para hacer efectivas las medidas de prevención y detener la propagación del virus. Y que, la mayoría de ellas, están capacitadas como profesionales médicos, sanitarios o enfermeros, por lo que su actuación es de vital importancia para que puedan reinsertarse en la sociedad y, al mismo tiempo, hacer un aporte decisivo a su comunidad de acogida. Mientras tanto, miles de personas continúan haciendo viajes arriesgados por el Mediterráneo hacia varios países de Europa, que muchas veces acaban en naufragios mortales, por lo que ACNUR urge una acción concertada de todo el continente para evitar más pérdidas de vida en el mar.

Ayuda a los refugiados

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
Escolarización anual de un niño refugiado
Transporte para un niño refugiado que vive alejado de la escuela
Material escolar para 5 niños refugiados
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Uniformes para 5 niños de primaria
Uniformes para 5 estudiantes de secundaria
Becas para que 5 jóvenes puedan seguir estudiando
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *