Emergencias

Un puente aéreo para enviar ayuda a los desplazados en Siria

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
10/02/2014

El primer vuelo con cientos de paquetes de ayuda humanitaria despegó el pasado viernes desde Damasco hacia Qamishli. Los materiales incluyen medicinas, vacunas, jeringuillas, azúcar, solución salina y un vehículo blindado de ACNUR. El segundo vuelo partirá mañana con 5.000 paquetes de utensilios de cocina, dos almacenes prefabricados y materiales para el invierno.

“Nos hemos coordinado con el Ministerio de Asuntos Exteriores para obtener los permisos necesarios. Confiamos en su comprensión de las graves necesidades humanitarias y en su cooperación para poder ejercitar nuestro mandato y ofrecer asistencia especialmente teniendo en cuenta las duras condiciones meteorológicas”, dijo Tarik Kurdi, Representante de ACNUR en Siria.

Las bajas temperaturas y la lluvia de invierno siguen siendo un duro reto para las personas desplazadas dentro de Siria. Muchas han contraído enfermedades respiratorias por el frío, como asma y gripe, y se ven obligadas a quemar plásticos, basura y otros desperdicios para mantenerse calientes.

En otras zonas del país, como Al Tadamoun, en la gobernación de Damasco, o Ashrafyet Sehnaya, Al Kesweh y Qudsaya, en la gobernación Rural de Damasco, ACNUR ha podido entregar ayuda humanitaria a 38.500 desplazados internos la semana pasada, con la ayuda de sus socios nacionales. La distribución también continuó en Alepo, donde más de 15.000 refugiados iraquíes recibieron material de ayuda humanitaria de ACNUR.

Desde el 1 de noviembre 2013, cuando ACNUR lanzó su programa de ayuda para el invierno, facilitando material adicional a los desplazados, más de 1,1 millón de personas se han beneficiado de esta iniciativa.

Aún así el frío no es el único problema. Muchas carreteras siguen inaccesibles ya sea por la inseguridad o porque han quedado destruidas. “A veces nos vemos obligados a recurrir a la opción cara y no sostenible de tener que enviar ayuda humanitaria por avión”. Durante diciembre del año pasado, ACNUR financió varios puentes aéreos a las gobernaciones de Al Hassakeh con el fin de enviar ayuda para el invierno y vacunas a decenas de miles de familias extremadamente vulnerables”, explica Kurdi.

ACNUR también ha utilizado las vías marítimas. Varios barcos con suministros de ACNUR para el invierno como mantas de lana o utensilios de cocina llegaron durante la semana pasada a los puertos de Tartus y Latakia. Una vez que pasan las aduanas, los materiales de ayuda humanitaria se guardan en un almacén de ACNUR en Tartus antes de ser distribuidos entre las comunidades que lo necesitan en todo el país.

ACNUR tiene actualmente unos 400 empleados en Siria trabajando en seis oficinas en Damasco, Alepo, Hassakeh, Qamishly, Homs y Tartus. En Siria las personas de interés para la Agencia incluyen a 6,5 millones de desplazados internos y cerca de 45.000 refugiados.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias