Emergencias

Afganistán: una lucha diaria por sobrevivir

Crisis humanitaria en Afganistán
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
Mar, 12/28/2021

La emergencia humanitaria en Afganistán se agrava. La economía está al borde del colapso y cerca de la mitad de la población necesita ayuda humanitaria para sobrevivir. La sequía, la falta de empleo, la situación de inestabilidad y la llegada del invierno hacen aún más difícil la vida de los más de 3,4 millones de afganos desplazados por el conflicto dentro del país.

(*Los nombres reales de las personas que aparecen en este artículo han sido omitidos por motivos de protección).

Hambre y pobreza

Barkatullah, de 8 meses, padece de desnutrición. Según la ONU, alrededor de 3,2 millones de niños afganos de menos de cinco años padecen desnutrición grave, y 1,1 millones se encuentran en peligro de muerte por esta causa, y por no haber recibido tratamiento.

Ibrar Hussain, de 36 años, y su familia almuerzan té y un poco de pan en su hogar temporal en el pueblo de Kariz-e-Meer, a las afueras de Kabul. En mayo de 2021 su casa fue destruida en los combates. "Llegamos aquí hace unos meses, cuando empezó la guerra en Kunduz", dice Ibrar Hussain. "Nuestra casa estaba en la línea del frente y fue destruida". Ahora, la familia espera poder regresar cuanto antes a Kunduz para reconstruir su hogar.

Hambre en Kabul

En la foto, varias personas desplazadas en Kabul piden un poco de pan en la puerta de una panadería. Muchas personas afganas se encuentran en situación de pobreza extrema debido al colapso de la economía y a la crisis humanitaria que se vive en Afganistán. El número de personas que mendigan en las calles de Kabul aumenta día a día.

Varios niños recogen plástico de un vertedero en Kabul. Deberían estar en la escuela, aprendiendo. Sin embargo, tienen que recoger plástico para luego venderlo y poder llevar a casa algo de dinero.

Es el caso de Hajira, de ocho años, y su hermano Matiullah, de 10. Venden bolsas de plástico en el mercado cercano a su casa, en Kabul. En un día bueno, venden unas 10 bolsas, "pero la mayoría de las veces la gente me ayuda dándome algo de dinero", dice Matiullah. "Es importante para mantener a mi familia. Dejé la escuela hace unos cuatro años. Me gustaría volver cuando las cosas vayan mejor", añade.

Niños afganos

Más de cuatro millones de niños en Afganistán no están asistiendo a la escuela. Por desgracia, la difícil situación obliga a las familias a enviar a sus hijos a trabajar.

22,8 millones
de personas pasan hambre.
14 millones
de personas padecen desnutrición aguda.
½ de la
población necesita ayuda humanitaria para sobrevivir.
 

Frío

Marjina y algunos de sus nueve hijos juegan en el patio de su casa, en la ciudad de Bamiyan. La familia huyó cuando se enteró de que los talibanes estaban tomando el país. Su marido lleva cuatro meses desaparecido. Envió a dos de sus hijas a Kabul con unos parientes porque no podía permitirse alimentarlas. ACNUR ha proporcionado a la familia ayuda en efectivo para pagar el alquiler de su vivienda de una sola habitación y hacer reparaciones para el invierno. "Los inviernos son muy duros. Nos mantenemos calientes cocinando en la habitación e hirviendo agua en una olla", comenta la madre.

Refugiados afganos

Como Marjina, Ahmed, su esposa y sus hijos también reciben ayudas económicas por parte de ACNUR: "La ayuda en efectivo es muy importante porque mi trabajo se detiene en invierno. La necesitamos para comprar comida y también ropa de abrigo para los niños".

Este año, se estima que las temperaturas descenderán hasta los -12°C. Por desgracia, muchas familias desplazadas no tienen un alojamiento adecuado que les proteja del frío.

ACNUR proporciona a las familias más vulnerables ayuda en efectivo para que puedan reparar los refugios para el invierno y adquirir combustible y ropa de abrigo.

-12°C
de temperatura en muchas zonas de Afganistán.
500.000
desplazados afganos han recibido materiales de emergencia y ayudas económicas por parte de ACNUR desde principios de año.
1.000
familias desplazadas afganas en Kabul han recibido ayudas en efectivo para afrontar el invierno.
 

Miedo e incertidumbre

En la foto, Abdul Sattar coge en brazos a su hija de cuatro años en el exterior de la habitación que han alquilado en Kabul. “En este momento tenemos mucho miedo de volver”, comenta mientras explica que un misil cayó sobre su casa, al noreste de Afganistán, “y todo se derrumbó”.

En las últimas semanas, algunas personas han podido regresar a sus lugares de origen; otras aún tienen miedo o no tienen un hogar al que volver. Tampoco saben cómo pagarán su próxima comida. La incertidumbre es enorme.

Refugiados afganos

“No tenemos un hogar al cual regresar”.
Abdul Sattar, desplazado afgano.
700.000
desplazados internos desde principios de año.
3,4 millones
de personas desplazadas por el conflicto en Afganistán.
2,2 millones
de personas afganas refugiadas en países vecinos.
 

Para muchos desplazados y refugiados afganos la ayuda es su único sustento

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
 

Noticias