Emergencias

Siria 2019: violencia e inundaciones, una doble pesadilla

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
14 Enero 2019

El aumento de víctimas civiles, muchos de ellos mujeres y niños, y el desplazamiento de personas a gran escala ante los nuevos combates en Hajin se suman a la climatología adversa. El pueblo sirio empieza 2019 enfrentándose a una doble pesadilla.

Hajin, la última frontera

Situado en el este de Siria, cerca de la frontera con Irak, Hajin se ha convertido en la última frontera siria controlada por el ISIS.

Desde julio, los ataques aéreos en el sureste de la provincia han obligado a 25.000 sirios a huir. Se calcula que, actualmente, 2.000 personas se encuentran en la zona afectada por los combates en Hajin.

Sobrevivir allí donde los servicios han ido desapareciendo y los precios de alimentos básicos se han vuelto extremadamente altos, es cada vez más difícil. Quienes han conseguido escapar hasta el campamento de Al Hol, en el noreste de Siria, relatan las dificultades que existen para salir de la zona de conflicto.

Al menos 6 bebés sirios muertos tras la huida

En las últimas semanas, más de 8.500 personas han llegado hasta el campamento de Al Hol, en el noroeste de Siria. Otros, se alojan en el asentamiento informal de Abu Khashab o en casas de comunidades locales.

En el camino, muchos de ellos han pasado más de cuatro noches en el desierto, durmiendo al raso bajo la lluvia y el frío sin siquiera agua o comida. Esta peligrosa huida se ha cobrado ya la vida de seis bebés sirios de menos de un año.

ACNUR distribuye refugios y asistencia para el invierno

En el país vecino, Líbano, hogar de casi un millón de refugiados, la tormenta Norma ha destruido los hogares de más de 11.000 refugiados.

Solo en el Valle de Beká, 600 refugiados sirios han sido trasladados por las fuertes inundaciones y daños en sus refugios. Además, una niña siria de ocho años perdió la vida tras ser arrastrada por las inundaciones.

En coordinación con las autoridades libanesas, ACNUR y las ONG socias distribuyen artículos de emergencia, como colchones y mantas nuevos para los afectados.

“Nunca hemos experimentado una situación así”

“Las personas están enfermas. Hay agua por todas partes. No podemos dormir por la noche. Es así desde hace tres días”, explica una refugiada siria de 34 años.

La intensidad de la tormenta y la naturaleza improvisada de los asentamientos de refugiados en Líbano hacen muy difícil soportar las condiciones durante mucho tiempo y se necesita ayuda urgente para atender a las familias afectadas.

“Estamos ayudando en todo lo que podemos. Algunas tiendas quedaron rotas o dañadas, otras inundadas. Estamos tratando de proporcionar refugios alternativos para las familias cuyas tiendas han quedado destruidas”, dice Hiba Fares, Asociada de Relaciones Externas de ACNUR.

Amina Al Darak, refugiada de 60 años de edad, se desploma agotada sobre un colchón húmedo a pocos centímetros del agua estancada que ha llenado su casa: “Nunca hemos experimentado una situación así. Los colchones y los edredones se mojaron, no dormimos en toda la noche”.

En el asentamiento de Dalhamiya trabajan para desbloquear los desagües y desplazar el agua residual que ha formado canales entre las tiendas. Pero el drenaje improvisado y la ubicación del asentamiento hacen que la tarea sea casi imposible.

Plan de invierno de ACNUR

Desde septiembre, ACNUR reparte material de invierno en la región para ayudar a los refugiados más necesitados a protegerse del frío y la humedad, reforzando los refugios y distribuyendo mantas térmicas, estufas y combustible.

El material incluye lonas de plástico y postes de madera para proteger los refugios del clima y una ayuda de 75 dólares por familia durante cinco meses para cubrir gastos como medicinas, ropa y electricidad.

A lo largo del invierno, las 166.000 familias más vulnerables en Líbano recibirán ayuda por parte de ACNUR, que tiene como objetivo asistir a 3,5 millones de desplazados y refugiados en Siria, el Líbano, Jordania, Irak y Egipto. De ellos, más de dos millones ya han recibido ayuda.

Personas como tú hacen posible que ACNUR siga entregando material de ayuda cada día.
 
Personas como tú hacen posible que ACNUR siga entregando material de ayuda cada día.
 
Personas como tú hacen posible que ACNUR siga entregando material de ayuda cada día.
 
Personas como tú hacen posible que ACNUR siga entregando material de ayuda cada día.
 
Personas como tú hacen posible que ACNUR siga entregando material de ayuda cada día.
 
 

Noticias