Emergencias

Toma de Mosul, Irak: 2017 empieza con más de 116.000 desplazados

Mujeres de oriente medio desde arriba
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
03 Enero 2017

Tras dos años de conflicto activo, miles de personas en Mosul se enfrentan al difícil dilema de cómo salvar sus vidas. Quedarse es arriesgarse a no tener agua ni comida suficiente y la huida les expone a las miradas de francotiradores y minas terrestres. La toma de Mosul provoca actualmente la huida constante de civiles.

Situación de Mosul, Irak, en 2017

  • Desde que el pasado 17 de octubre de 2016 empezó la operación militar de la toma de Mosul, 116.000 personas se encuentran desplazadas en Mosul y alrededores.
  • El 87% de los desplazados están actualmente refugiados en campos.
  • A pesar de que la batalla por la ciudad se recrudece, 11.500 personas han vuelto a sus casas cuando sus áreas han sido liberadas.
  • ACNUR ha distribuido más de 15.000 kits de material de emergencia básico para asistir a las familias, así como mantas térmicas y aislantes para 11.200 personas en los alrededores de Mosul. Desde que comenzó el conflicto en Irak, ACNUR ha facilitado parcelas familiares para un total de 54.000 personas en los campos.
“Si nos hubiéramos quedado allí, nos hubieran asesinado”
Nashwan, desplazado iraquí.

La toma de Mosul en Irak deja a miles de familia sin agua ni comida

Nashwan es uno de los supervivientes de la toma de Mosul en Irak. Ahora, vive junto a 40 familiares en la casa de un pariente que huyó cuando las fuerzas iraquíes comenzaron la toma de Mosul. Allí, conviven agolpados en 3 habitaciones sin agua potable, electricidad, ni comida suficiente. La mayoría de ellos son niños.

“Cuando huimos no pudimos ni siquiera tomar nuestra ropa. Lo más importante era la comida y el agua”, dice Nashwan, padre de tres hijos, quien cuenta cómo se entristeció cuando vio su casa totalmente destruida por el conflicto. En seguida, se dio cuenta de la suerte que tuvo al poder escapar.

Personas huyendo del conflicto en Irak, Mosul

Toma de Mosul en Irak: El asedio frente al peligro de marcharse

El dilema no es fácil para los miles de personas que se encuentran aún hoy atrapadas en esta ciudad. Quedarse allí supone sufrir hambre y poder morir atrapados en el fuego cruzado. Huir también supone jugarse la vida frente a francotiradores o minas terrestres.

“Si se quedan, arriesgan sufrir hambre y verse atrapados en el fuego cruzado. Si huyen, corren el riesgo de ser asesinados”, asegura Nashwan. Él tampoco puede volver a su casa y depende de la ayuda humanitaria para conseguir artículos básicos para sobrevivir: medicinas para diabetes y presión arterial para algunos miembros de la familia.

Al igual que él, miles de personas en Mosul necesitan desesperadamente alimentos, agua limpia, mantas, ropa y queroseno para la calefacción mientras las temperaturas nocturnas caen por debajo de 0º.

Toma de Mosul en Irak: “Hemos huido incluso sin zapatos”

Faiza Abed, de 30 años, vive en un edificio abandonado de Mosul, en Irak, con su hijo discapacitado. Allí, no tienen suficientes mantas con las que cubrirse. “Nos fuimos tan rápido que no hubo tiempo para preparar nada”, relata.

Al comenzar las explosiones y disparos, no tuvieron tiempo ni de coger sus zapatos. Ahora, la familia se protege debajo de una única manta mientras las temperaturas en Mosul descienden drásticamente, rondando los 0º. ACNUR ha entregado 53.536 mantas y edredones térmicos en las últimas semanas.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda