Eventos

Bangladesh y Myanmar acuerdan un plazo para el retorno de los rohingya

Mujer rohingya
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
16 Enero 2018

ACNUR destaca que el retorno debe cumplir los estándares internacionales.

En 2 años, los rohingya podrían haber vuelto a Myanmar

Tras la reunión del 15 de enero sobre retornos entre los Gobiernos de Bangladesh y Myanmar, ACNUR subraya que las condiciones de retorno de la población rohingya deben ajustarse a los estándares internacionales.

Después de que más de 650.000 rohingyas huyeran del país tras el repunte de la violencia en Myanmar el 25 de agosto, los gobiernos de Bangladesh y Myanmar llegaron a un acuerdo para repatriar a los miles de recién llegados a su país de origen. Entonces, ACNUR subrayaba que Myanmar no cumplía las condiciones necesarias para que pudieran volver de forma segura.

Tras una nueva reunión entre los gobiernos de ambos países, las condiciones del retorno parecen ir concretándose y, según fuentes como Reuters o la BBC, habrían acordado un plazo de dos años para completarlo.

Los rohingya piden soluciones legales y seguridad en Rakhine para volver

ACNUR, que entiende que Bangladesh y Myanmar se han centrado en las modalidades para el retorno de los refugiados a Myanmar, espera que estos puedan regresar a sus hogares cuando ellos mismos decidan hacerlo, de forma segura y con una solución legal para su situación.

Algunos de los rohingyas refugiados en Bangladesh han informado a trabajadores de ACNUR de que necesitarían ver avances sobre su situación legal y de ciudadanía, sobre la seguridad en el estado de Rakhine, del que huyeron tras ver cómo quemaban sus casas y asesinaban a sus familiares, y poder disfrutar de los derechos básicos en Myanmar, donde viven en situación de apátridas. Esto significa que no ven reconocida su nacionalidad, por lo que no disponen de documentos de identificación ni de todo lo que ello conlleva: derecho a educación, trabajo, matrimonio, etc.

Además, ACNUR añade que es necesario garantizar que los refugiados estén informados sobre la situación en sus lugares de origen, que su seguridad esté garantizada en todo momento y que el ambiente en las zonas de retorno sea seguro y sostenible.

En este contexto, la Agencia de la ONU asegura haber observado que el Gobierno de Myanmar respalda las recomendaciones de la Comisión Asesora de Rakhine liderada por Kofi Annan, indispensables para garantizar la paz y la seguridad de todas las comunidades, reducir las divisiones y solucionar la situación legal y de nacionalidad de las comunidades rohingyas. Unas recomendaciones que ACNUR espera que Myanmar aplique con urgencia.

Acceso urgente a la ayuda humanitaria en Rakhine, otro de los requisitos

Otro de los puntos clave en Myanmar es dar acceso urgente y sin restricciones en el estado de Rakhine para que ACNUR y sus socios puedan evaluar la situación, llevar asistencia a quienes la necesitan y apoyar la reconstrucción.

Mientras, los esfuerzos humanitarios continúan en Bangladesh donde ACNUR y sus socios han comenzado a trasladar a más de 9.400 refugiados al campamento de Kutupalong desde lugares aislados cercanos a la frontera de Bangladesh. Hasta ahora, estos refugiados decidieron quedarse cerca de la frontera para estar cerca de sus casas, pero apenas recibían asistencia y no tenían acceso a instalaciones médicas. El hospital más cercano estaba a más de una hora de distancia.

Cientos de refugiados han sido ya trasladados al campamento, donde se han realizado los controles médicos y han recibido comida caliente, artículos de primera necesidad y kits para la construcción de refugios.

Ayuda a miles de rohingya que han tenido que huir.
 
Ayuda a miles de rohingya que han tenido que huir.
 
Ayuda a miles de rohingya que han tenido que huir.
 
Ayuda a miles de rohingya que han tenido que huir.
 
Ayuda a miles de rohingya que han tenido que huir.
 
 

Noticias