Historias de vida

El poder transformador de una beca DAFI

Becas DAFI para la educación superior de los refugiados
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
02/12/2020

Para los refugiados, acceder a la educación superior es una batalla contra viento y marea. Antes de la pandemia, solo el 3% de los jóvenes refugiados cursaban algún tipo de educación superior.

“Como refugiados, afrontamos dos viajes: uno conduce a la esperanza y otro a la desesperación. La educación superior nos permite avanzar en la ruta de la esperanza”.
Hina Shikhani, representante de las personas refugiadas en el Foro Mundial sobre los Refugiados.

Esther, en la foto de portada, forma parte de ese 3 % de refugiados que accede a algún tipo de enseñanza superior. Estudia Comercio en la Universidad Makerere, en Kampala, gracias a una beca DAFI de ACNUR. Nació en Uganda como refugiada de Sudán del Sur.

La beca DAFI de ACNUR cubre sus gastos de alojamiento, la matrícula, el material escolar, los libros, las dietas para la alimentación y el transporte, entre otros conceptos.

Coceptos cubiertos por las becas DAFI

“No sé cómo sería mi vida sin la beca. Por lo que sé, ya me podrían haber obligado a casarme".
Esther, refugiada sursudanesa, estudia gracias a una beca DAFI.

Becas para un futuro

En sus 28 años de historia, el programa de becas DAFI, financiado principalmente por el Gobierno alemán, ha permitido a más de 18.000 estudiantes refugiados acceder a la universidad.

Hoy, solo tres de cada 100 jóvenes refugiados en todo el mundo cursan la educación superior, en comparación con un tercio de los jóvenes en edad universitaria en todo el mundo. Al negarles la oportunidad de explorar su potencial a través de la enseñanza superior, se les priva también de la posibilidad de cambiar y mejorar sus vidas y las vidas de las personas de su comunidad.

Educación para ser parte de la solución

Para muchos refugiados, acceder a la educación superior supone un verdadero desafío. Los que lo logran son ejemplos de perseverancia y talento, como Batoul Fawzi Almousa. Esta refugiada siria en Jordania ha obtenido un 100 % en la calificación de sus exámenes de secundaria. Por ser una de las mejores notas de todo el país, acaba de recibir una beca DAFI para estudiar medicina.

Becas DAFI por la educación de los refugiados

Las becas DAFI permiten a los refugiados formar parte de la solución. Los refugiados que han cursado la educación superior reducen la dependencia económica y psicológica, mejoran su autosuficiencia y ofrecen soluciones a largo plazo.

Para el año 2030, ACNUR tiene el objetivo de lograr que el 15% de los jóvenes refugiados accedan a la educación superior. Para ello, se necesita inversión. El beneficio es enorme para todos.

En aras de ese objetivo, en su 70º aniversario, ACNUR va a lanzar la campaña “70 becas para 70 refugiados”, para promover el acceso de las personas refugiadas a la educación superior.

"Cuando obtuve mis resultados, sentí pena y felicidad. La crisis en Siria es mi mayor motivación. Mi país está sangrando, pero convertirme en médico puede aliviar un poco el dolor de algunas personas".
Batoul Fawzi Almousa, refugiada siria en Jordania.

Educación superior para:

El empoderamiento

La educación superior convierte a las personas refugiadas en líderes, pensadores y creadores. Les permite formar parte de la solución y participar en los procesos de consolidación de la paz y de reconstrucción.

La autosuficiencia económica

La enseñanza superior genera oportunidades de empleo y emprendimiento. Es el camino más seguro para recuperar la dignidad después del trauma del desplazamiento.

Proporcionar modelos

Es importante que los niños refugiados y jóvenes tengan referentes que demuestren el impacto positivo de la educación sobre las personas, las comunidades y las sociedades.
 

Becas DAFI en 2019

Durante 2019, 8.362 refugiados pudieron cursar estudios superiores en 54 países.

Para ACNUR, la educación es una pieza fundamental para garantizar la protección y el progreso de los refugiados en todas las etapas de su viaje, desde la asistencia inicial que salva vidas hasta para proporcionar soluciones duraderas y transformadoras.

A través de un proceso de selección, ACNUR otorga estas becas a jóvenes refugiados que tienen las habilidades y el carácter para completar un programa de estudios. Estos premios han permitido a los jóvenes completar sus estudios en disciplinas que van desde economía y administración de empresas hasta ingeniería civil, ambiental y geométrica, literatura árabe, bellas artes, agricultura, medicina y derecho, entre otras.

Becas DAFI de ACNUR

ACNUR hace un seguimiento del progreso en la escuela, proporciona cursos preparatorios y de idiomas y brinda apoyo psicosocial, si es necesario. Además, prepara a los estudiantes para el empleo, ofreciendo capacitación, pasantías, tutorías o voluntariado. ACNUR está construyendo escuelas técnicas y está otorgando subvenciones para la puesta en marcha de empresas.

¿Dónde vivían los becados DAFI en 2019?

  • 46 % en África Subsahariana (3.847 becados).
  • 28 % en Oriente medio y norte de África (2.336 becados).
  • 14 % en la región de Asia y el Pacífico (1.172 becados).
  • 11 % en Europa y Eurasia (919 becados).
  • 1% en países de América (73 becados).

La educación cambia sus vidas

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
La ayuda periódica nos permite llegar rápido y lejos ante cualquier emergencia
 

Noticias