Historias de vida

Ciudad de Palmira, Siria: Patrimonio de la Humanidad en peligro

Palmira Siria
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
28 Marzo 2017

Más de 6 años de guerra en Siria han puesto en riesgo a ciudades históricas y Patrimonio de la Humanidad como la antigua ciudad de Palmira. Siria, poseedora de algunos de los monumentos y ciudades más bonitos del mundo, muestra ahora un panorama desolador convertida en poco más que escombros.

4 datos sobre Palmira, Siria

  • La ciudad de Palmira, en Siria, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980.
  • A raíz de la guerra en Siria, dos años después del comienzo del conflicto, fue declarada en peligro por la ONU.
  • Está situada en el centro del país, en la región de Homs, en un punto clave entre Oriente y Occidente.
  • Tiene más de 2.000 años de antigüedad en los que sobrevivió a todo tipo de ataques a lo largo de la historia. Desde entonces, ha cambiado de manos en sucesivas ocasiones, fue la capital del reino nabateo bajo el reinado de la reina Zenobia y formó parte del Imperio Romano desde el siglo I a.c., de cuando guardaba sus famosas ruinas grecoromanas.

Entre todas las ciudades sirias que se han visto destruidas por la guerra, como Homs o Alepo, la ciudad de Palmira ha protagonizado cientos de rumores sobre el actual estado de conservación de monumentos como el teatro romano de Palmira o el Templo de Bel.

Después de que los rebeldes sirios abandonasen la ciudad, Palmira había conseguido conservarse gracias al cuidado de los habitantes. Pero, meses más tarde, los rebeldes volvieron a ocupar Palmira en un ataque relámpago en diciembre de 2016 y varios de sus monumentos, como el teatro romano bombardeado en el mes de febrero, sufrieron daños irreparables.

Ciudad de Palmira, Siria

Palmira, Siria: una ciudad construida con brochetas de kebab

Quienes tuvieron la suerte de conocer la histórica ciudad de Palmira han traído con ellos sus anhelos hasta los campos de refugiados al otro lado de las fronteras de su país.

Mahmoud, este artista sirio procedente de Dara’s, ha decidido recrear el histórico lugar en el campo de Zaatari en Jordania. Para él, es una forma de no olvidar su país, ahora destruido por la guerra.

“Mucho de lo que sabemos sobre las civilizaciones antiguas o prehistóricas se ha conservado a través del arte. Los jeroglíficos del antiguo egipcio o las pinturas de las cuevas”.

Junto a otros artistas que habitan en uno de los campos de refugiados más grande del mundo, han recreado una docena de monumentos históricos y culturales de su Siria natal para mostrar la destrucción causada por la guerra.

Estos artistas refugiados trabajan con los materiales más básicos que pueden conseguir en sus circunstancias: piedra, poliestireno o madera descartada. Con ello han construido maquetas y esculturas de los lugares más icónicos de su país, como la Antigua ciudad de Palmira y el castillo del Crac de los Caballeros, en Homs. Esperan que los actuales habitantes de Zaatari puedan volver a conectar así con su país y con su cultura, de las que un día se vieron forzados a huir.

Para Mahmoud, haber traído hasta Jordania la ciudad de Palmira es la única garantía de que seguirá en pie, pase lo que pase, más allá de su memoria.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias