Historias de vida

Empatía: la capacidad de ponerse en el lugar del otro

Niña refugiada dando de comer a un bebé con un biberón
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
10/02/2017

Cuando hablamos de empatía nos referimos al sentimiento o a la capacidad de identificarnos con alguien o con algo, de compartir sus sentimientos. Pero, ¿qué pasa cuando los sucesos vitales de otra persona son radicalmente distintos a los nuestros?

Al hablar de refugiados, muchas veces pensamos que son personas que viven en un mundo completamente diferente, a miles de kilómetros de nuestro entorno y con realidades y pasados completamente distintos.

La realidad es que entre ellos existen cientos de historias de superación como la de Yusra Mardini, capaces de generar sentimientos de admiración, pena, dolor o empatía. Historias con las que sentirnos identificados y ponernos a nosotros mismos en esa situación.

Contar tu historia para generar empatía, Yusra Mardini

Ver a la joven nadadora siria en los Juegos Olímpicos parece haber acercado la imagen de los refugiados al mundo. Esta joven llena de energía y de afán de superación que nadó desde el Mediterráneo hasta las Olimpiadas se ha convertido en una heroína para los refugiados y una cara conocida para el mundo desarrollado.

Así, ha ayudado a generar empatía acercando estos “dos mundos” que giran sobre un mismo eje: la mayor medalla que podría haber obtenido en el Equipo de Refugiados, al que se unió con el fin de dar voz a todos quienes se encuentran en su situación.

“Quiero cambiar la percepción de los refugiados que tiene la gente”, Yusra Mardini.

Quizás por eso fue invitada al Foro de Davos, en Ginebra, donde líderes económicos, políticos e intelectuales comparten sus ideas. Entre ellos, una joven refugiada siria de 18 años cuenta su historia para generar empatía hacia los millones de refugiados que no han llegado hasta los Juegos Olímpicos.

La gente piensa que los refugiados son personas que no tienen nada, que no saben nada y que sólo quieren quitarles algo, pero muchos refugiados son doctores o ingenieros”, cuenta Yusra. Por eso, entre entrenamiento y entrenamiento, la joven siria se decide a coger el micrófono para dejar claro que ella no es la excepción, sino sólo un ejemplo.

Yusra Mardini, una refugiada que ha compartido su historia para generar empatía hacia las personas que han huido por la guerra

Vidas paralelas: nos unen sueños, nos separan kilómetros

Bajo el lema “Nadie elige ser refugiado” hemos querido mostrar, con 4 breves historias, que la vida de las personas que se han visto forzadas a huir no es diferente a la de los demás hasta que llega el momento de escapar.

Y es que existen millones de paralelismos más allá de las fronteras entre las cosas que nos preocupan, que nos motivan y que nos apasionan.

Sarah y Lucía, Carlos y Ahmed, hombre o mujer, médico o abogado, todos tenemos derecho a poder vivir en un lugar seguro donde nuestra vida no corra peligro.

65,3 millones de personas han tenido que huir de sus casas. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro mejor.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias