Historias de vida

Rahaf Mohammed Al-qunun y el principio de no devolución

Rahaf Mohammed al qunun
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
08 Enero 2019

La historia de la joven de 18 años procedente de Arabia Saudí se dio a conocer tras encerrarse en una habitación de hotel en el aeropuerto de Bangkok para impedir ser devuelta a su país. Había huido de su propia familia. Después de reunirse con ACNUR, el jefe de inmigración tailandés declaró que la joven no sería expulsada. El principio de no devolución impide que los estados devuelvan a personas cuya vida o libertad son amenazadas.

Rahaf Mohammed, del aeropuerto de Bangkok a la prensa internacional

Cuando Rahaf Mohammed al-Qunun aterrizó en Bangkok en un avión procedente de Kuwait, la joven dijo a Reuters que había sido retenida en el aeropuerto y que sería enviada de regreso a Kuwait. Si volvía a casa, aseguraba en mensajes de texto y voz para la agencia de noticias, temía ser asesinada.

"La embajada de Arabia Saudí contactó con la policía de inmigración ... y dijo que la niña se había escapado de sus padres y que ellos temen por su seguridad", comunicaba a Reuters el jefe de inmigración de Tailandia, “Reconocimos esto y revisamos su documentación. Ella tenía un pasaporte, pero no un billete de vuelta, ni un plan de viaje, ni un destino o reserva de hotel en Tailandia... Por lo que, según los procedimientos de seguridad del aeropuerto, inmigración negó su entrada".

“No abriré la puerta hasta que vea a ACNUR. Quiero asilo”

En su cuenta de Twitter, la joven saudita hizo público lo que le estaba sucediendo a través de vídeos donde aparecía encerrada en una habitación de hotel, dónde había atrancado la puerta con una mesa y un colchón para que nadie pudiera llevársela. “No abriré hasta que vea a ACNUR (UNHCR en inglés)”, clamaba ante la cámara.

Su plan, según aseguró a la agencia Reuters, era llegar a Australia en busca de refugio por ser perseguida tras renunciar al Islam. "Abusos físicos, emocionales y verbales, y el encarcelamiento dentro de casa durante meses. Amenazan con matarme y me impiden continuar con mi educación”, respondía a la prensa sobre el motivo de refugio. Después de que su caso atrajera la atención internacional, las autoridades tailandesas no tardaron en ponerse en contacto con ACNUR.

Rahaf Mohammed Al-qunun sale del aeropuerto tras reunirse con ACNUR

Después de que ACNUR pudiera reunirse con la joven en el aeropuerto de Bangkok en una reunión cuyos detalles no pueden ser revelados por motivos de seguridad y confidencialidad, y tras evaluar la necesidad de protección internacional de Rahaf Mohammed Al-qunun, la joven salió del aeropuerto donde había pasado días atrincherada.

“Me matarán. Mi vida está en peligro. Mi familia me amenaza con matarme por las cosas más triviales”, declaraba Rahaf Mohammed al-Qunun a Reuters.

El principio de no devolución impide que sea enviada a Arabia Saudí

ACNUR aboga por que las personas refugiadas y solicitantes de asilo, que se ha confirmado o que alegan necesitar protección internacional, no puedan ser devueltas a sus países de origen de acuerdo con el principio de no devolución.

Se trata de un principio internacional que impide que los estados expulsen o devuelvan a las personas a un territorio donde su vida o libertad serían amenazadas. Este principio está reconocido como derecho internacional consuetudinario, y consagrado entre las obligaciones del estado donde se encuentra la persona en necesidad de protección internacional, en este caso Tailandia.

#SaveRahaf, una petición ciudadana que consigue casi 2.000 tuits por hora

Fuente: Tweet Binder

Después de ver los vídeos de Rahaf, la comunidad tuitera se volcó para pedir un lugar seguro para la joven saudí a través del hashtag #SaveRahaf que alcanza 1.991 tuits en una sola hora.

Además, este caso ha vuelto a llamar la atención sobre las estrictas normas sociales de Arabia Saudí, que dictan que las mujeres deben tener el permiso de un hombre para poder viajar. Un requisito que según los grupos de derechos humanos pone en peligro de convertirse en prisioneras de sus familias.

Afortunadamente, el caso de Rahaf tendrá un final feliz para la chica. "La llevaremos a Bangkok y le proporcionaremos un refugio seguro bajo la protección de ACNUR", dijo el jefe de inmigración a la prensa el lunes por la noche, “ACNUR trabajará en el proceso de solicitud de Qunun para el estatus de refugiada”.

Giuseppe de Vincentis, representante de ACNUR en Tailandia, también ha comunicado que el gobierno tailandés ha asegurado que Qunun no será expulsada a ningún país donde pudiera estar en peligro mientras se procesa su caso.

Cientos de mujeres se ven obligadas a huir de su país cada año a causa de la violencia.
 
Cientos de mujeres se ven obligadas a huir de su país cada año a causa de la violencia.
 
Cientos de mujeres se ven obligadas a huir de su país cada año a causa de la violencia.
 
Cientos de mujeres se ven obligadas a huir de su país cada año a causa de la violencia.
 
Cientos de mujeres se ven obligadas a huir de su país cada año a causa de la violencia.
 
 

Noticias