Ayudas en efectivo: dignidad y autonomía para los refugiados

Estas ayudas permiten poner comida sobre la mesa, comprar material escolar, pagar el alquiler, montar un negocio, construir tu casa, adquirir medicamentos o acceder a los servicios de salud, entre otras cosas.

¿A cuántas familias quieres ayudar?

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...

Estas ayudas son un medio para lograr el objetivo fundamental de ACNUR: salvar vidas y proteger a las personas. Pero también para que los refugiados recuperen la normalidad y el control sobre sus vidas y dejen de depender, a la larga, de la ayuda humanitaria. ACNUR proporciona este tipo de ayuda en todas las fases del desplazamiento: primero para sobrevivir y despúes para prosperar.

Gracias a este proyecto, la población refugiada puede hacer frente a necesidades específicas, como iniciar un negocio; o atender necesidades continuas, como alquilar una vivienda, comprar comida, adquirir medicamentos o acceder a la educación.

20 millones
de personas han recibido ayudas en efectivo en todo el mundo desde 2016.
+ 100 países
dentro del programa de ayudas en efectivo de ACNUR.
30 %
de las ayudas están destinadas a la protección.
 

Beneficios para la población refugiada

Autonomía

A la larga, puede eliminar la dependencia de la ayuda humanitaria para sobrevivir. Permite priorizar los gastos y elegir cómo gestionar sus necesidades más inmediatas, ya sea comida, medicamentos, agua, vivienda o educación.

Dignidad y normalidad

Contar con los medios para satisfacer las necesidades básicas, puede evitar la explotación sexual, el trabajo infantil, la separación de la familia y el matrimonio forzado. El poder acceder a la banca y a otros servicios financieros les empodera y les da sensación de normalidad.

Integración

Generan efectos positivos para la población de acogida, ya que el dinero en efectivo se inyecta en los mercados locales, y permite la integración socioeconómica de la población refugiada en las comunidades de acogida.
 

¿A quién van dirigidas estas ayudas?

El objetivo del programa es ayudar a las personas refugiadas, solicitantes de asilo, retornadas, desplazadas internas y apátridas a cubrir sus necesidades con dignidad, a estar protegidas y a ser más resilientes.

ACNUR y sus socios, a través de equipos de asistencia social, llevan a cabo la selección de los beneficiarios. Tienen prioridad los grupos con mayor vulnerabilidad, como mujeres cabezas de familia o embarazadas, personas con discapacidad y personas mayores.

En los últimos años, más de 20 millones de personas de 100 países en todo el mundo se han beneficiado de estas ayudas. Para Naciones Unidas esta iniciativa es una de las más importantes reformas que ha vivido la asistencia humanitaria recientemente.

Cómo funciona la ayuda en efectivo

registro

1. Registro

de refugiados.
vulnerabilidad

2. Valoración de vulnerabilidad

mediante visitas al hogar.
selección de familias

3. Selección de familias

para participar en el programa.
Mensaje de texto

4. Mensaje de texto

informando al beneficiario de que su ayuda ya está disponible en el cajero.

5. Identificación biométrica, teléfono y tarjetas

La persona puede sacar el dinero del cajero o pagar mediante identificación biométrica de iris, a través de tarjetas o vía teléfono, entre otras opciones.

6. Recepción de la ayuda.

Una familia refugiada puede empezar a prosperar.
 

Cómo las ayudas en efectivo han cambiado sus vidas