La educación de los refugiados en crisis

La mitad de la niñez refugiada en edad escolar no recibe educación

Niños_refugiados_escolarizados_Uganda

3,7 millones sin acceso a educación

De los 7,1 millones de niños, niñas y adolescentes refugiados en edad escolar, 3,7 millones no asisten a la escuela, de acuerdo con el informe presentado por ACNUR Reforzando la Educación de los Refugiados en Tiempos de Crisis.

A fines de 2018, había más de 25,9 millones de refugiados en el mundo. Aproximadamente la mitad tenía menos de 18 años, y millones vivían en situaciones de desplazamiento prolongado, con escasas esperanzas de retornar a su país en el corto plazo.

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a alcanzar en 2030 es el de "garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos’’. Esta meta difícilmente se puede lograr si no se proporciona educación a aquellas poblaciones más vulnerables, como pueden ser las de los refugiados, los apátridas y personas desplazadas.

El 63%
cursa educación primaria.
Solo el 24%
accede a la enseñanza secundaria.
Un 3%
tiene acceso a la educación superior
 

Que en esta vuelta al cole ningún niño refugiado se quede sin escolarizar

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

El reto de la educación secundaria

Según el informe, existe barreras que dificultan enormemente el acceso de los refugiados a la educación secundaria. Solo el 24% de la niñez refugiada accede a ella, mientras que el dato a nivel global es del 84%. El 63% de los niños refugiados van a la escuela primaria, en comparación con el 91% de la niñez a nivel mundial. Solo el 3% de los adolescentes refugiados terminan accediendo a la enseñanza universitaria, en comparación con la cifra global del 37%.

Esta fuerte disminución en la matrícula de refugiados entre la escuela primaria y la secundaria es el resultado directo de la falta de fondos. Por eso, ACNUR hace un llamamiento para obtener el respaldo financiero necesario con el que impulsar, especialmente, la educación secundaria para los refugiados.

La educación es el alimento del futuro de los niños refugiados