ODS 5: Igualdad de género

ODS 5, Igualdad de género

Una de cada 5 mujeres refugiadas y desplazadas ha sufrido violencia sexual

Cerca de la mitad de las personas refugiadas son mujeres y niñas. Muchas han tenido que huir solo por el hecho de ser mujer. Abusos, trata de personas, mutilación genital, matrimonio infantil y otras formas de violencia son causas de huida recurrentes entre las niñas y las mujeres refugiadas. Además, se enfrentan al doble de peligros antes, durante y después de la huida, y tienen menos oportunidades de estudiar o de acceder al mercado laboral.

El reto de ACNUR

Proteger a las mujeres y a las niñas de la violencia sexual y las discriminaciones de género.

Comparte el resultado de la encuesta con el hashtag #YoSéSobreMujeresRefugiadas

¿Quieres saber más?

Pregunta 1. Más información: la prevención de la violencia sexual y de género es uno de los principales focos del trabajo de ACNUR. Proteger y ofrecer asistencia a las víctimas de abuso sexual son tareas prioritarias, así como evaluar las necesidades especiales de mujeres y niñas refugiadas en los asentamientos y los campos de refugiados.

Pregunta 2. Más información: cada día mueren aproximadamente 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con infecciones tras el embarazo y el parto que podrían ser fácilmente evitables con una buena higiene. En 2019, ACNUR entregó 672.715 materiales sanitarios a mujeres refugiadas y 89.036 mujeres desplazadas fueron asistidas durante el parto por personal cualificado.

Pregunta 3. Más información: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido víctimas de la mutilación genital femenina, según la información obtenida en 30 países. Estas prácticas son más frecuentes en las regiones occidental, oriental y nororiental de África, en algunos países de Oriente Medio y Asia. La MGF es un problema mundial.

Pregunta 4. Más información: ACNUR, además, asegura que las mujeres y niñas tengan su propia documentación de identidad para acceder a servicios de prevención y tratamiento de enfermedades como el SIDA. Trabaja con las comunidades de acogida para abogar por la seguridad e igualdad de mujeres y niñas y se asegura de que tengan voz en el campo de refugiados.