Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Cuida el medioambiente con colchones ecológicos

colchones ecologicos iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Cuando se trata de contribuir al cuidado del medioambiente desde nuestro papel de consumidores, no solo podemos hacerlo teniendo en cuenta el tipo de alimentos que consumimos. También podemos hacer extensivo este concepto a otros productos, entre ellos los denominados colchones ecológicos. ¿Sabes qué son?

 

¿Qué son los colchones ecológicos?

Por si aún no los conoces, los colchones ecológicos son una opción de consumo cada vez más extendida en el mercado, no solo porque ofrecen la comodidad y el descanso que no proporcionan algunos colchones tradicionales, sino sobre todo porque tienen un valor añadido: ayudan a preservar el medioambiente.

¿Cómo lo hacen? Sencillo: son colchones elaborados con materiales, productos y complementos de origen natural, es decir, que en su proceso de elaboración no se emplean elementos tóxicos, conservantes ni productos químicos, lo cual contribuye a reducir el impacto de las industrias sobre el equilibrio planetario.

Como bien sabemos, la inmensa mayoría de estos productos químicos no solo causan daños irreparables a los ecosistemas, como por ejemplo la contaminación de los suelos o del aire, sino que además aumentan el nivel de gases de efecto invernadero, que a día de hoy constituyen la principal causa de fenómenos como el calentamiento global.

Adquirir colchones ecológicos es otra forma de favorecer las prácticas sostenibles hacia el medioambiente, así como de contribuir al consumo responsable de productos. ¿Te lo habías planteado de esa manera?

Beneficios de comprar colchones ecológicos para casa

Los principales materiales con los que están hechos los colchones ecológicos son el látex natural, la lana, el lino, la seda, el cáñamo y la fibra de coco. Sin embargo, no solo basta con que estos materiales estén presentes; lo fundamental es el tipo de tratamiento industrial que se les de en el proceso de elaboración del colchón.

Ahí está la clave de todo, incluso de los distintos certificados ecológicos que se otorgan a las empresas por cumplir los estándares ecológicos mínimos exigidos. Repasemos otros de los beneficios de adquirir y usar estos productos:

  • Disminuyen los riesgos de alergias, irritación y problemas respiratorios asociados al descanso. Al ser fabricados enteramente con productos naturales, los colchones ecológicos combaten estos agentes y no afectan en absoluto a tu salud ni a la calidad de tu sueño.
  • Son suaves, elásticos y adaptables al cuerpo. La calidad de los materiales naturales contrasta con la dureza o lo artificioso de muchos de los colchones tradicionales, cuyos diseños no siempre son los más apropiados para el cuerpo.
  • Contribuyen al buen uso de recursos naturales indispensables durante su proceso de fabricación, como el agua o la luz eléctrica. Recordemos que muchos de los productos artificiales de los colchones tradicionales tienen que pasar por complejos procesos industriales en los que se emplean casi el doble de ciertos recursos no renovables.
  • Los materiales naturales con los que están elaborados no tienen por qué usarse de una forma única. Existen modelos de colchones ecológicos en los que se mezclan la lana, el cáñamo, la fibra de coco, el lino o el látex natural. Vamos, que tú mismo puedes decidir con qué materiales los prefieres.

Recuerda, comprando colchones ecológicos estarás haciendo mucho más que adquirir un producto: ayudarás a mejorar tu salud y tu bienestar, y de paso contribuirás a la conservación y el cuidado del medioambiente. ¿Qué otra razón necesitas para comprar uno de ellos?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *