Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

La sensibilización medioambiental frente al cambio climático

sensibilización medioambiental

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Este verano hemos sentido algunas de los primeros efectos más evidentes del cambio climático. Las temperaturas han alcanzado récords por toda Europa, en una muestra de lo que podría avecinarse a medio plazo si no actuamos con prontitud y contundencia. En este contexto, la sensibilización medioambiental se vuelve más necesaria que nunca.

Los cambios necesarios en nuestra forma de vida y en la economía de nuestros países para frenar el calentamiento global son profundos y podrían ser traumáticos. Estos cambios no se producirán todo lo rápido que requiere la situación de crisis a menos que exista una sensibilización medioambiental entre la ciudadanía que sirva para presionar a los poderes públicos.

Es por ello que todo esfuerzo es poco a la hora de dar a conocer datos concretos del cambio climático así como relacionar las situaciones meteorológicas anómalas con el calentamiento global.

Igualmente importante es destacar un elemento muchas veces ignorado de esta crisis climática: la distinta forma en la que afecta al Norte y al Sur Global.

Efectos asimétricos y desplazados bajo el contexto del cambio climático

Si los efectos padecidos hasta el momento en el Norte Global a causa del cambio climático han sido limitados, en algunos países del Sur han provocado ya verdaderas crisis humanitarias.

Somalia, por ejemplo, padeció en el año 2009 una de las mayores sequías de la historia, lo que produjo más de dos millones de desplazamientos solo en la capital, Mogadiscio. La consecuente hambruna produjo la muerte de 250.000 personas.

La crisis humanitaria de Somalia fue un buen ejemplo de cómo el cambio climático puede agravar conflictos en desarrollo. En otros casos, los conflictos armados podrían iniciarse por las propias consecuencias de calentamiento global en un contexto de escasez de recursos básicos.

Otra posible consecuencia es la dificultad para reasentar a personas desplazadas cuyo hogar se ha vuelto inhabitable tras un desastre natural derivado del cambio climático. Esta circunstancia también puede generar segundos desplazamientos de personas que huyeron de la guerra en un primer lugar para asentarse posteriormente en una región afectada por el cambio climático.

En la actualidad 26,4 millones de personas han sido desplazadas forzadamente por fenómenos naturales como sequías, lluvias torrenciales, subida del nivel del mar o temperaturas extremas. Según la ONU, si no se produce un vuelco de tendencia en el cambio climático, en 10 años podríamos estar hablando de cientos de millones de desplazados bajo el contexto del cambio climático.

ACNUR, ante los nuevos retos

Esta nueva tipología de desplazamiento forzado, en la mayoría de los casos obviada de las legislaciones sobre la materia, ha supuesto un nuevo desafío para ACNUR. Terremotos, tifones y huracanes se han convertido en un nuevo escenario de trabajo para ACNUR donde movilizar sus recursos para hacer llegar ayuda a los que lo necesitan.

Pero más allá de las respuestas inmediatas a las catástrofes naturales, se requieren planes a largo plazo para poder actuar sobre problemáticas que se van a volver desgraciadamente recurrentes en las próximas décadas. Una razón más por la que la sensibilización medioambiental se vuelve fundamental en el trabajo de ayuda a los damnificados.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(2 votos, media: 4,50 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *