Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Cómo potabilizar el agua con lejía

potabilizar agua Foto: iStock

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos.

El agua potable es un bien necesario para nuestra supervivencia. Sin ella no podemos satisfacer nuestras necesidades básicas, no solo para beber, sino también para cocinar o alimentar a los niños. Sin embargo, por desgracia no todo el mundo tiene acceso a ella. En muchas ocasiones, es necesario contar con ayuda para potabilizar agua y poder consumirla.

En el post de hoy queremos hablarte de cómo se logra potabilizar el agua con lejía, una solución que puede utilizarse en el caso de personas con necesidades concretas y también en viajes por zonas donde no sea fácil encontrar agua que se pueda beber. Si te quedas a leernos podrás:

  • Entender la falta de agua potable que existe en ocasiones.
  • Saber cómo conseguir este recurso.
  • Entender cómo potabilizar el agua con lejía.

 

¿Qué es el agua potable?

Consideramos que el agua potable es toda aquella que se puede beber sin que ello entrañe un peligro para nuestra salud y que, por lo tanto, no contiene bacterias u organismos que puedan causar una enfermedad.

Para ello, el agua que recibimos en nuestras casas y que podemos utilizar sin problemas se trata en una planta potabilizadora, donde se limpia y se hace que sea apta para el consumo.

Un bien escaso

Se calcula que en nuestro planeta hay 1.400 millones de kilómetros cúbicos de agua y que solo un 3% de ella es dulce. Así, de esos 42 millones de kilómetros cúbicos de agua dulce, el 80% está en los polos, el 19% es agua subterránea y el 0,7% está en la atmósfera. Si vamos restando todas estas cifras nos encontramos que solo un 0,3% del total es agua potable y, como te imaginarás, no es una cantidad muy grande para todos los que habitamos la Tierra. Por eso se incide tanto en la necesidad de no contaminar y aprovechar este recurso tan necesario.

¿Cómo podemos potabilizar el agua con lejía?

Antes de llegar a nuestras casas, el agua de pozos, lagos o presas debe ser apta para el consumo y por eso se trabaja para potabilizar el agua. Hoy en día existen diversas técnicas para llevar a cabo este proceso, pero todas siguen más o menos las mismas etapas:

  • Precloración y floculación: Se filtra para eliminar cualquier partícula sólida con el tamaño suficiente que pueda contener y después se añade cloro, que elimina los microorganismos.
  • Decantación: Se eliminan los flóculos y otras partículas del agua.
  • Filtración: Se pasa por filtros para eliminar la turbidez.
  • Cloración y envío a la red: Se hace un segundo tratamiento con cloro para eliminar los microorganismos más resistentes y para desinfectar las tuberías.

¿Qué pasa cuando tú mismo tienes que potabilizar el agua?

Niña bebiendo agua
Foto: iStock

En ocasiones no es posible acceder a agua tratada. Por ejemplo, en excursiones donde es necesario beber de ríos o lagos que no conocemos y que sabemos que contienen microorganismos, es importante hacer un tratamiento previo. Por ello, existen productos destinados a potabilizar el agua en cualquier momento y lugar.

Estos productos se denominan lejías potabilizadoras y vienen muy bien para situaciones puntuales. Es muy importante seguir las instrucciones del fabricante a la hora de llevar a cabo el proceso, pero el Gobierno ha creado una guía útil para dar a conocer las cantidades recomendadas de este producto:

Para hacer que una botella de agua de unos 2 litros sea apta para el consumo, no serán necesarias más de 6 gotas de producto, suponiendo que su concentración sea de 20 gramos de cloro por litro de lejía. Normalmente se necesitan unos 30 minutos para que el producto actúe y potabilice el agua.

Otras formas de potabilizar agua

Los viajeros saben bien la necesidad de encontrar una forma de potabilizar el agua que se encuentran. Según algunos análisis realizados en la sierra madrileña, las aguas de montaña son potables en invierno, pero no en verano, cuando el calor y la presencia humana pueden volverlas no aptas para el consumo.

Por supuesto, no es lo mismo beber agua no potable de manantiales transparentes europeos que hacerlo en climas tropicales u otros continentes, pero siempre podemos llevarnos algún susto y tener una mala digestión. Por eso, hay cinco formas principales de potabilizar el agua si se hace fuera de las plantas destinadas a ello.

  • Hervirla: Es el sistema más antiguo y útil para una emergencia, pero no es cómodo para su uso continuo. Elimina todos los microorganismos con un hervido de diez minutos.
  • Pastillas: Son un sistema utilizado de forma esporádica, muy ligeras para llevar en la mochila y fáciles de usar, pero pueden ser algo caras y añaden productos químicos al proceso.
  • Filtros: Se pueden portar en el viaje y los hay de marcas diferentes. Son rápidos y efectivos.
  • Purificador de luz: Son pequeños y emiten una luz ultravioleta que potabiliza el agua. Es un producto bastante nuevo y que está teniendo gran acogida.
  • Desalinizadores: Cuando se necesita agua y solo hay salada, este sistema funciona por ósmosis inversa. Se pueden llevar en una mochila. Pueden potabilizar agua hasta 4,5 litros por hora.

¿Qué pasa cuando los refugiados no tienen agua potable?

ACNUR trabaja para que todos los refugiados tengan acceso a este bien fundamental en las cantidades suficientes para llevar una vida normal en los campos donde viven. Sin embargo, no siempre es sencillo acceder a estos recursos y en una situación de emergencia humanitaria se dan entre 15 y 20 litros de agua por persona y día. A pesar de que es mucho menos de lo que utilizamos nosotros, les ayuda a sobrevivir mientras se busca una solución duradera.

¿Qué te ha parecido esta información sobre potabilizar agua con lejía? Como ves, hay otras formas de hacerlo, pero ésta es rápida y eficaz para situaciones de emergencia y sirve tanto para la situación de los refugiados como para excursiones en la naturaleza donde se quiera aprovechar el agua que se encuentra.

Ayuda a los refugiados

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
Alimento para un niño refugiados durante un mes
Educación para un niño refugiado
Alimentación para un niño refugiados durante un año
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Dona 60 euros
Dona 100 euros
Dona 120 euros
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *