Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Síntomas del sida y métodos de prevención

sintomas del sida

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

El sida fue, sin duda, la gran epidemia de la segunda mitad del siglo XX. Aunque transmitido por primera vez de un simio a un ser humano, probablemente,  en los años 20, no comenzó a propagarse a gran escala hasta los 80. Inicialmente tomó a la comunidad científica por sorpresa y pesó sobre él un gran estigma, por afectar especialmente a homosexuales y consumidores de drogas inyectables.

 

Su índice de mortalidad, altísimo en un comienzo, logró ser controlado gracias al desarrollo del tratamiento mediante antirretrovíricos y la concienciación sobre las medidas de prevención y los controles médicos en grupos de riesgo.

Sin embargo, en el sur de África, el sida sigue siendo una plaga que está provocando estragos ante la falta de controles y de medidas preventivas. El 70% de los 37 millones de enfermos de sida en el mundo viven actualmente en el África subsahariana, según ONUSida.

En África, la enfermedad se transmite generalmente mediante relaciones sexuales. Muchas personas infectadas siguen sin saber que portan el virus al no presentar síntomas del sida inmediatamente y rechazan realizarse controles por el estigma que el sida sigue arrastrando en esta parte del mundo. En la actualidad, se ha cobrado más de 35 millones de vidas en todo el planeta, según datos de la OMS.

Principales síntomas

Los síntomas de infección del virus del sida varían según la etapa en la que se encuentre la enfermedad. En las primeras semanas posteriores al contagio, los infectados pueden no manifestar ningún síntoma, aunque en algunos casos presentan un cuadro gripal con fiebre, dolores de cabeza y garganta y erupciones.

Con el tiempo, la enfermedad va debilitando el sistema inmunitario, lo que inicialmente se manifiesta con la inflamación de los ganglios linfáticos, la pérdida de peso, fiebre, diarrea y tos. Si la enfermedad continúa sin ser tratada, el afectado puede verse contagiado por enfermedades graves al tener el sistema inmunitario dañado, tales como tuberculosis, meningitis criptocócica, infecciones bacterianas graves o algunos tipos de cáncer.

Tratamiento

Una persona que no recibe tratamiento suele morir a los ocho años de haber contraído el sida, mientras que aquellas que comienzan a recibirlo en las primeras fases de la enfermedad tiene una esperanza de vida igual a la de la población no infectada. Por este motivo, un diagnóstico temprano es clave.

El tratamiento consiste en la combinación de tres o más fármacos antirretrovíricos. Aunque el TAR no cura la infección, frena la replicación del virus en el organismo y permite que el sistema inmunitario recobre fortaleza y capacidad para combatir las infecciones.

Métodos de prevención

Existen numerosos métodos aconsejados por la OMS para prevenir el contagio del sida. El más importante de todos es el uso de preservativos masculinos o femeninos, dado que cualquier persona sexualmente activa forma parte de un grupo de riesgo en las zonas más afectadas, como el sur de África.

Entre el resto de métodos de prevención destaca la circuncisión voluntaria a cargo de personal sanitario cualificado, que reduce hasta en un 60% el riesgo de infección entre los hombres. Por otro lado, la administración de antirretrovíricos por vía oral es la práctica diaria habitual para evitar el contagio por del sida a personas no infectadas, particularmente a mujeres embarazadas y en lactancia.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 5,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *