Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Soluciones para el tratamiento de residuos en países en desarrollo

tratamiento de residuos

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Los países en desarrollo avanzan a un ritmo muy alto en los procesos de industrialización y urbanización de sus sociedades. Esto está provocando un gran problema en el tratamiento de residuos en enormes urbes que han crecido en muy poco tiempo sin la debida planificación y sin medios adecuados de saneamiento.

En muchos casos y ante la falta de las infraestructuras adecuadas, muy costosas para poder ser desarrolladas en países con pocos recursos, son las comunidades las que están asumiendo el papel protagonista con imaginativos modelos de autogestión. Estas soluciones, aunque claramente insuficientes para poder resolver los problemas de gestión de residuos, están funcionado como complemento a la gestión pública.

Estos son tres ejemplos de tratamiento de residuos en países en desarrollo:

Recogiendo la basura en bicicleta en Lagos

Ante la acumulación de residuos que estaba provocando el ineficiente sistema de recogida de basuras en la ciudad nigeriana de Lagos, una empresa ideada por una sola mujer, Bilikiss Adebiyi, logró aportar una solución que ha beneficiado a todos los sectores involucrados.

A través de un ingenioso sistema de puntos que se intercambian por productos básicos, se ha logrado fomentar el reciclaje, previo transporte desde los hogares más humildes hasta las plantas en bicicleta, uno de los medios de transporte más habituales en la ciudad.

Gracias a esta iniciativa, las plantas de procesado están recibiendo mucho más material que antes, la recogida de residuos ha mejorado notablemente en Lagos y las familias más modestas de la ciudad cuentan con una nueva fuente de recursos.

Los coroteros de Bogotá

La capital colombiana creció de manera desenfrenada durante la segunda mitad del siglo XX, acogiendo a cientos de miles de desplazados internos que huían del conflicto armado desde las zonas rurales del país. Esto generó enormes barriadas que no contaban con las infraestructuras más básicas, pero alojaban a una gran cantidad de población.

Los residuos se convirtieron en uno de los problemas más acuciantes y fue desde las propias comunidades de donde surgió una solución. Cientos de personas, conocidos popularmente como coroteros, recorren la ciudad con sus carros donde van recogiendo todos los materiales que puedan tener una segunda vida tras haber sido arrojados a la basura. Después, los venden en grandes mercados al aire libre.

A pesar de ser un elemento clave en la gestión de los residuos en las zonas más marginales de la ciudad, llevan sobre ellos un grave estigma que relaciona su actividad con la delincuencia.

Los “embellecedores de las calles” en Madrás

Madrás, como tantas otras ciudades indias, padecía un grave problema de gestión de residuos que el consistorio local decidió atajar situando grandes contenedores de basura en las entradas de las calles para su posterior recogida. Sin embargo, lo novedoso e interesante del caso de Madrás fue cómo la comunidad, organizada por la ONG Exnora, logró hacer de la iniciativa del Ayuntamiento un éxito mediante la acción comunitaria.

En un principio, muchos vecinos consideraron engorroso tener que llevar sus desechos hasta los contenedores, que podían quedar muy lejos de sus hogares. Fue entonces cuando Exnora propuso la integración de los traperos o recolectores de basura en el sistema de gestión de residuos. Se les dio el título de “embellecedores de las calles”, se les hizo entrega de carretillas nuevas de tres ruedas y se les puso un sueldo pagado por toda la comunidad.

Desde entonces su trabajo ha consistido en llevar las basuras desde las puertas de los hogares hasta los grandes contenedores de recogida del Ayuntamiento. El sistema ha sido un éxito y un modelo de colaboración entre comunidad y administración en la gestión de residuos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 5,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *