Emergencias

1 de cada 3

Niña con desnutrición en Etiopía
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
18/06/2018

Cruzar un río con cocodrilos. Dejar tus recuerdos kilómetros atrás. No saber si todos tus hijos conseguirán sobrevivir al camino. Llegar con las manos vacías. Pasar hambre. No saber cuándo podrás volver.

A esa incertidumbre se enfrentan cada día los refugiados que llegan a Etiopía de Sudán del Sur. Los niños refugiados menores de 5 años llegan muy debilitados por el largo camino. En el nuevo campo de Nguennyiel, en la región de Gambella, donde se establecen las nuevas familias, 1 de cada 3 niños padece desnutrición aguda. Que un pequeño tenga desnutrición aguda por la escasez de alimentos significa que tiene retraso de crecimiento y que pesa menos de lo que debería. Estos niños tienen más riesgo de enfermedades y, si no reciben el tratamiento necesario, pueden empeorar hasta padecer malnutrición severa y tener un alto riesgo de muerte.

Para paliar eso, desde el año pasado, la Obra Social ”la Caixa” apoya al equipo de ACNUR en la zona que trabaja para dar la asistencia nutricional necesaria a estos niños y madres y para poner en práctica medidas preventivas, realizando formaciones y dando apoyo psicosocial a las madres para ayudarlas a superar sus traumas y empoderarlas para mejorar las prácticas nutricionales con sus hijos. El proyecto MOM: Plan de Innovación para la Nutrición Infantil, incorpora además herramientas tecnológicas que mejoran el reparto de suplementos alimentarios como cereales enriquecidos con vitaminas y minerales, ayudando, así, a que las madres estén 100% dedicadas al cuidado de sus hijos.

“Lo que más me gusta de la semana son las reuniones de apoyo a las madres. Aquí, nos ayudamos para que los niños estén mejor, nos dan clases de cocina para que la comida sea más enriquecida para nuestros hijos, y, lo mejor de todo, no pienso en todo lo perdido”
Nyakong Refugiada en el campo de Kule
Madre e hijo refugiados en Etiopia

Menos niños con desnutrición con el proyecto MOM

Así, el estado nutricional de los niños que participan del programa MOM desde el año pasado recibiendo esta atención completa ha mejorado. En un año, las tasas de desnutrición han disminuido desde un 23% hasta el 19’8%, si bien, todavía se mantienen por encima del estándar de emergencia del 15%, por lo que se seguirá trabajando en 2018 para mejorar su situación.

La nutrición en los primeros 1.000 días de un niño, desde su concepción hasta los 2 años, tiene consecuencias duraderas e irreversibles para toda su vida.

Etiopía acoge en la actualidad a más de 920.000 refugiados, casi la mitad, 423.000, son sursudaneses que están en la región de Gambella, representando un tercio más que la población local.

 

Noticias