Emergencias

Uganda: el número de refugiados de Sudán del Sur supera el millón

refugiados en Uganda
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
17/08/2017

ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados, reitera su llamada a la comunidad internacional para enviar ayuda a Sudán del Sur y, especialmente, a los refugiados sursudaneses en Uganda que han alcanzado ya la alarmante cifra de 1 millón.

Uganda, un país solidario al borde del colapso

En el último año, una media de 1.800 personas llegaban cada día a las fronteras de Uganda huyendo de la guerra en Sudán del Sur. Además, otro millón o incluso un número mayor de refugiados de Sudán del Sur ha llegado a otros países colindantes. Algunos, como la República Democrática del Congo y la República Centroafricana inmersos a su vez en conflictos internos, lo cual no ha frenado su solidaridad con el pueblo sursudanés.

Sudan, Etiopía y Kenia también han abierto sus puertas a quienes huyen del hambre y la guerra. En todos ellos, la falta de financiación pone a miles de personas en situación crítica ante la falta de servicios básicos.

Mujeres y niños, el 85% de los refugiados de esta guerra

Entre quienes han llegado hasta Uganda, más del 85% son mujeres y menores de edad.

Los recién llegados siguen transmitiendo la barbarie y la violencia ejercida por los grupos armados en el país más joven del mundo. Los rebeldes queman las casas de pueblos enteros con víctimas inocentes en su interior y perpetran asesinatos de arma blanca frente a sus familiares. Asaltos sexuales a mujeres y niñas y secuestros de niños que son reclutados como soldados han convertido su país en un lugar del que todos quieren huir.

Con cientos de refugiados llegando hasta las fronteras, la ayuda humanitaria necesaria para atender sus necesidades es cada vez más escasa. Sólo el 21% de los fondos están cubiertos en Uganda y en otros países de la región la situación no es mucho mejor.

El aumento de refugiados provoca la escasez de ayuda humanitaria

La falta de financiación está impactando significativamente en la posibilidad de entrega de ayuda humanitaria y servicios tan básicos como alimentos, agua y refugio en plena temporada de lluvias se están viendo afectados.

En junio, el Programa Mundial de Alimentos -socio de ACNUR en el reparto de comida, se vio obligado a recortar las raciones de comida para refugiados. En los asentamientos del norte de Uganda, hospitales y clínicas siguen funcionando con muchos menos doctores, personal y medicinas de los realmente necesarios para proveer de asistencia médica vital.

En los colegios, las clases superan a menudo los 200 alumnos y muchas están siendo impartidas al aire libre ante la falta de infraestructuras. Otros niños refugiados se quedan sin poder ir al colegio, pues su escuela más cercana está demasiado lejos para poder ir cada día.

Desde finales de 2013, cuando la crisis de Sudán del Sur estalló en la capital, Yuba, más de dos millones de personas han huido del país. Las aportaciones de socios y donantes son hoy más importantes que nunca para poder hacer frente a la crisis que más rápido crece a nivel mundial. Con una financiación de sólo el 34% en Uganda, cada euro es importante para seguir llevando material de primera necesidad al incesante número de llegadas.

Miles de personas necesitan urgentemente un refugio donde cobijarse.
 
Miles de personas necesitan urgentemente un refugio donde cobijarse.
 
Miles de personas necesitan urgentemente un refugio donde cobijarse.
 
Miles de personas necesitan urgentemente un refugio donde cobijarse.
 
Miles de personas necesitan urgentemente un refugio donde cobijarse.
 
 

Noticias