Historias de vida

América Central: las cifras de huidas en el norte se disparan

Tren de La Bestia en Mexico
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
23/05/2018

Cada día, más refugiados huyen de la violencia en Guatemala, Honduras y El Salvador. Algunos, como Armando, se arriesgan a viajar en un tren de carga conocido como La Bestia, donde los riesgos para los refugiados que buscan seguridad en México son gigantes.

La Bestia, el tren de la muerte que cruza México de abajo a arriba

Su viaje comenzó en su Honduras natal, donde Armando trabajaba como taxista. Cruzaba a diario un mosaico de territorios de pandillas callejeras, temiendo por su vida: "Cada día, ir a trabajar era un desafío. No sabía si volvería a mi casa, pero no tenía otra opción. Necesitaba el dinero”.

Los peligros a los que se enfrentaba eran los de muchos de sus compatriotas. En Honduras, trabajar como taxista se ha convertido en una de las ocupaciones más peligrosas. Entre 2010 y 2016, 1.335 trabajadores del transporte público fueron asesinados según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Autónoma de Honduras. Casi la mitad eran taxistas como Armando.

Taxistas y conductores bajo los impuestos de guerra de las maras

En el norte de América Central, las amenazas de muerte de los miembros de pandillas conocidas como las maras, exigen "impuestos de guerra" a taxistas y conductores de autobús.

Pero Armando, incapaz de atender a unas demandas de extorsión cada vez mayores, faltó a su cita con la pandilla y huyó a Guatemala desde donde pasó a México. Tras cruzar la frontera, saltó al tren conocido como 'La Bestia' hacia el norte, sin saber que volvía a estar en peligro de muerte. En el tren, unos delincuentes atacaron a los pasajeros y arrojaron a Armando bajo las ruedas en movimiento, cortándole la pierna derecha.

Los médicos le operaron en un hospital en el Estado de México y Armando pudo recuperarse mientras solicitaba la condición de refugiado en el país. Así, se convirtió en una de las 350.000 personas procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador que han solicitado refugio desde 2011 tras huir de la escalada de violencia. Sólo el año pasado, se registraron casi 130,500 solicitudes, según el gobierno.

Los refugiados del norte de América Central se multiplican por 16 en los últimos años

En el último año, los solicitantes de asilo y refugiados del norte de América Central aumentan un 58%, una cifra que se multiplica por 16 desde finales de 2011.

La mayoría llega hasta el norte de Belice, México y EEUU, aunque Costa Rica y Panamá son cada vez destinos más solicitados. Muchos de quienes llegan son mujeres y niños solos, huérfanos o separados de sus familias, que huyen del reclutamiento forzoso de bandas armadas tras ser amenazados de muerte.

Si bien en sus países han tenido que enfrentarse a altos niveles de homicidios y violencia, particularmente contra mujeres y comunidades LGBTI, en el viaje desesperado también se exponen a grandes peligros durante su huida: violencia, explotación y abusos sexuales a manos de bandas criminales.

"Agradezco a ACNUR y al refugio que me apoyó"

Armando ha tenido la suerte de sobrevivir para contarlo y, con el cuidado que recibe en el refugio, se está recuperando. Ha recibido el reconocimiento de refugiado en México y ha encontrado trabajo en la parroquia local.

ACNUR trabaja para proteger y dar soluciones como garantizar que los refugiados tengan acceso a programas nacionales de asistencia social y al mercado de trabajo. La inserción laboral es vital para su integración, ya que permite que los refugiados contribuyan a sus comunidades de acogida. Pero las necesidades en la región son enormes. Para este año, ACNUR solo ha recibido el 12% de la financiación necesaria.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar y necesitan ayuda
 
 

Noticias