“Sigo mi corazón, y me dice: eres músico’”

Violinista sirio
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email

En la isla de Vancouver, Canadá, las cuerdas de su violín reverberan en las montañas. Antes de la guerra en Siria, Sari pasó por el Instituto Musical de Damasco y la Orquesta Sinfónica. Una vez en Canadá, tuvo la suerte de toparse con Paulina, quien se ha convertido en su patrocinadora.

“Sigo mi corazón. Y mi corazón siempre me dice: eres músico y no puedes hacer ninguna otra cosa”, dice este refugiado sirio que ha encontrado la felicidad en Canadá gracias a su violín.

Mientras, miles de sirios continúan atrapados en una guerra de siete años y necesitan, hoy más que nunca, ayuda para sobrevivir.