Desplazados climáticos: cuando la amenaza es el clima

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
Jue, 06/17/2021

La guerra, los conflictos o las violaciones de los derechos humanos no son las únicas causas del desplazamiento forzado. Las sequías, las inundaciones y otros desastres naturales relacionados con la crisis climática obligan cada a año a millones de personas a dejarlo todo atrás.

Somalia: la sequía arrasa y agrava el conflicto

La sequía mató a sus vacas y cabras y arrasó con la pequeña parcela de terreno que tenía. Barwako Noor Ali y sus nueve hijos no tuvieron más remedio que abandonar su hogar en Somalia para poder sobrevivir. La falta de lluvia y las sequías recurrentes hacían imposible la vida allí. “No podíamos mantenernos con vida. Me fui por mis hijos”, dice. Ahora, viven en un refugio temporal en Bur Amino, Etiopía.

Sequía en Somalia

Como ellos, miles de somalís han tenido que huir por la imposibilidad de ganarse la vida en su país. De los 18.000 desplazamientos que se produjeron en Somalia durante el pasado mes de marzo, 12.000 (el 66 %) fueron por culpa de la sequía y por la falta de medios de vida. Los otros 6.000 se debieron al conflicto en curso.

Las malas cosechas, la muerte del ganado y la violencia de grupos armados están llevando a miles de agricultores y pastores a abandonar sus tierras.

Es el caso de Shalle Hassan Abdirahman, que llegó al centro de recepción de ACNUR en Dollo Ado, al este de Etiopía, tras un periplo de tres días desde la región somalí de Bajo Juba. “Hubo un tiempo en que cultivábamos la tierra. El río crecía, el caudal fluía y todos sobrevivíamos”, dice.

Shalle solía plantar tabaco, maíz, tomates y sésamo en la ribera del río cerca su casa. Ahora, el río está seco y no llueve. Además, sufrió extorsión por parte de la milicia, que le prohibió cultivar tabaco, y él y su familia se vieron obligados a huir a Etiopía. En Dollo Ado, Shalle siente alivio por haber llegado a Etiopía. “Estoy durmiendo bien desde que llegué”, cuenta.

Como él, muchas familias somalís han sido extorsionadas bajo la amenaza de reclutar a sus hijos para convertirlos en combatientes.

Sequía

Somalia lleva décadas sufriendo inseguridad y violencia por parte de grupos armados. La emergencia climática ha aumentado la vulnerabilidad de los pastores y agricultores. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, más de dos millones de personas corren el riesgo de padecer hambre severa. La de 2019 fue la peor cosecha en el país desde la hambruna de 2011, y desplazó a 1,5 millones de personas. La amenaza climática afecta especialmente a la población desplazada.

ACNUR responde ante la amenaza climática

ACNUR trabaja junto a sus socios y agencias gubernamentales para ayudar a los afectados y desplazados por la sequía, proporcionando asistencia de emergencia en algunas de las áreas que han sufrido un mayor impacto. Se preocupa cada vez más por el riesgo de desplazamiento de poblaciones como consecuencia de factores ligados al clima.

El Pacto Mundial sobre los Refugiados reconoce que “el clima, la degradación ambiental y los desastres naturales interactúan cada vez más con las causas de los movimientos de refugiados”.

Inundaciones y lluvias torrenciales: la otra cara de la crisis climática

“Eran las 8 de la noche cuando el agua cubrió la zona por completo durante siete días. Perdí todas mis pertenencias. Necesito láminas de plástico para el refugio y algo de ropa”.

Bak es padre de siete hijos y viven todos en un solo refugio en Sudán. Es uno de los muchos refugiados sursudaneses afectados por las lluvias torrenciales, las inundaciones y los desbordamientos de ríos que se produjeron en Sudán hace unos meses. Muchas personas como él dependen de la ayuda que ACNUR y sus socios proporcionan en la zona, como lonas de plástico, colchonetas, mantas, mosquiteras y utensilios de cocina.

Sequía en África

“Queremos combinar todos los esfuerzos para prevenir otros problemas que vienen tras las inundaciones, como el cólera”.
Akaran Napakiro, trabajadora de ACNUR en terreno.

Inundaciones y lluvias torrenciales en Níger

En Níger, la refugiada maliense Balkissa Alhousseyni se encuentra frente a su casa dañada por las lluvias torrenciales. “Después de la oración de la tarde, el agua comenzó a invadirlo todo y las casas de barro se derrumbaron en todo el distrito de Kirkissoye. Nadamos hasta un lugar seguro y regresamos en un bote al día siguiente para descubrir que habíamos perdido todas nuestras pertenencias. Necesitamos ayuda urgente".

Decenas de personas han muerto y más de 225.000 han sido desplazadas por las fuertes lluvias e inundaciones que han provocado el colapso de casas, escuelas, instalaciones de salud y otras infraestructuras. Níger ya se enfrentaba a problemas de desplazamiento con refugiados de Mali y Burkina Faso y los propios nigerinos desplazados internamente por la inseguridad en algunas partes del país.

Tormentas tropicales

En otra parte del mundo, en Centroamérica, Ana, su hijo, su nuera y sus tres nietos estaban comenzando de nuevo sus vidas en Guatemala después de tener que huir de la violencia de las maras y las pandillas en su Honduras natal. Entonces llegó Eta y la familia tuvo que mudarse otra vez. Enseguida aparecieron filtraciones de agua en el cuarto que Ana y su familia habían alquilado. “Se inundó todo,” explica Ana.

En noviembre de 2020, las tormentas tropicales Eta e Iota azotaron Centroamérica y causaron devastación desde Panamá hasta el sur de México, provocando derrumbes y enormes daños en viviendas, carreteras, infraestructuras energéticas, centros de salud y escuelas en varios países. Millones de personas se vieron afectadas y más de 120.000 tuvieron que buscar refugio después de que sus casas fueran destruidas o inundadas, como la de Ana.

La combinación de las dos tormentas tropicales está considerado el peor desastre climático que ha azotado a Centroamérica en los últimos 20 años.

ACNUR ha estado apoyando las respuestas estatales en coordinación con otras agencias de la ONU y la sociedad civil para brindar a cientos de miles de personas la ayuda y el refugio que necesitan. El cambio climático está aumentando la frecuencia e intensidad de los huracanes y tormentas tropicales, y se espera que Centroamérica sea una de las regiones más afectadas.

Tu ayuda es vital

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia
 
 

Noticias