Emergencias

1 de cada 7: la mortalidad se dispara en el Mediterráneo

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
19 Julio 2018

El número de personas que cruza el Mediterráneo para llegar a Europa desciende. La posibilidad de morir en el camino, aumenta. Frente a una media de un 3% de fallecimientos en el Mediterráneo en meses anteriores, 1 de cada 7 de cuántos se embarcaron en junio, murieron en el intento.

En los últimos días, varios países europeos, entre ellos España, han acordado poner fin a los enfrentamientos en el Mediterráneo que provocaron que 450 refugiados y migrantes quedaran varados en el mar en medio de una batalla por el desembarco.

Desde el sábado, los gobiernos de Francia, Alemania, Italia, Malta, España y Portugal, han empezado a desembarcar y compartir el procesamiento de estas 450 personas, incluidas las solicitudes de asilo que se presenten. Sin embargo, “se necesitan soluciones que vayan más allá de los envíos por barco” según ha asegurado el Alto Comisionado de ACNUR.

1 de cada 7 personas que cruzó el Mediterráneo en junio murió

Estos datos no son fruto del azar. Cada día, las embarcaciones de traficantes en el Mediterráneo están más sobrecargadas, los botes más desgastados y los equipos de rescate más ausentes.

Ante el aumento del número de muertos, ACNUR pide reforzar los rescates en el Mediterráneo. En el primer semestre de 2018, 45.700 personas llegaron hasta las costas europeas, cinco veces menos que en 2016 y un número similar al que había antes de que la foto de Aylan Kurdi diese la vuelta al mundo.

Pero, pese a que cada vez son menos las mujeres, hombres y niños que se embarcan en este peligroso viaje, la tasa de mortalidad se ha disparado en el último año. Mientras en 2017 solo 1 de cada 38 perdía la vida, en 2018 el índice alcanzaba 1 de cada 19 siendo junio un mes especialmente preocupante con 1 muerte por cada 7 intentos.

El miedo a no poder desembarcar impacta en los rescates

Ante la preocupante situación, ACNUR ha señalado que salvar vidas debe ser una prioridad, ahora que nos adentramos en la temporada alta de intentos de cruce.

Este año, las ONG han llevado a cabo el 40% de los rescates marítimos en Italia, convirtiéndose en actor fundamental. Pero el miedo a no poder desembarcar a las personas rescatadas afecta a las labores de rescate en un contexto en el que todo lo que reduzca las capacidades de salvamento se traducirá en una pérdida de vidas mientras los traficantes continúan preparando embarcaciones precarias que no son aptas para la navegación marítima.

Dos medidas para abordar la situación en el Mediterráneo

Además, estas acciones no abordan las causas fundamentales que impulsan a refugiados y migrantes a huir en barcos en manos de traficantes, para lo que son necesarias otras alternativas.

  1. Reforzar urgentemente las búsquedas y rescates en el Mediterráneo

ACNUR agradece la labor de las organizaciones involucradas en las operaciones de salvamento y reitera la importancia de permitir la asistencia a las personas en dificultades en el mar, una obligación según las leyes marítimas.

“Las ONG, en particular, han expresado su preocupación por las restricciones impuestas al salvamento marítimo rescate y por la amenaza de acciones legales”, ha dicho Charlie Yaxley, portavoz de ACNUR.

  1. Evacuaciones y soluciones alternativas en el norte de África

Muchas de las personas que llegan hasta las costas europeas han huido de países en guerra o de prácticas atroces como la mutilación genital. Además de hacer frente de manera inmediata a los naufragios es necesario proporcionar alternativas para las personas que están siendo objeto de tráfico sexual, venta de esclavos y torturas al llegar a Libia.

En los últimos meses, ACNUR ha evacuado a más de 1.730 personas especialmente vulnerables, como niños solos, mujeres con niños o enfermos, llevándolas hasta terceros países como Níger o Italia.

Otras vías como la reunificación familiar son posibles para evitar que miles de personas sigan lanzándose cada año a la peligrosa ruta del Mediterráneo en manos de traficantes.

“Se debe permitir que cualquier barco con la capacidad de asistir en labores de búsqueda y rescate acuda en ayuda de aquellos que lo necesitan y pueda posteriormente desembarcar en el puerto seguro más cercano. Si se deniega el permiso de desembarco, los responsables de los barcos podrían retrasar sus respuestas ante llamadas de socorro por miedo a quedar varados en el mar durante días.”
Charlie Yaxley, portavoz de ACNUR.
Ayúdanos a evitar lo que está pasando en el Mediterráneo.
 
Ayúdanos a evitar lo que está pasando en el Mediterráneo.
 
Ayúdanos a evitar lo que está pasando en el Mediterráneo.
 
Ayúdanos a evitar lo que está pasando en el Mediterráneo.
 
Ayúdanos a evitar lo que está pasando en el Mediterráneo.
 
 

Noticias