Emergencias

ACNUR en la Cumbre del Clima de 2021: de las palabras a los hechos

ACNUR en la Cumbre COP26
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
Mar, 11/16/2021

“No podemos esperar a que más COP tengan lugar ni a que los compromisos no cumplidos se sigan acumulando. Las personas desplazadas y las comunidades de acogida necesitan ayuda de manera urgente para afrontar el aumento de fenómenos meteorológicos extremos”, ha dicho Andrew Harper, Asesor Especial sobre Acción Climática de ACNUR.

La 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Escocia, acaba de concluir. Esta reunión de alto nivel ha sido concebida con dos objetivos: concretar los objetivos del Acuerdo de París y de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

En Glasgow, ACNUR ha pedido que se incrementen las acciones y el apoyo para evitar, minimizar y abordar los desplazamientos derivados de la emergencia climática, y que se aumente el apoyo a las poblaciones desplazadas y a las comunidades de acogida.

La crisis climática es una crisis humana

Los países y las comunidades con menos recursos y menos capacidad de adaptación a un entorno cada vez más hostil son quienes se enfrentan a los peores impactos de la emergencia climática. El cambio climático provoca pobreza y escasez de recursos básicos y necesarios para la vida, como el agua, y aumenta las tensiones por acceder a los mismos.

Según un grupo de expertos, el cambio climático está generando un “sufrimiento incalculable”. Alrededor del 80 % de las personas desplazadas en el mundo provienen de países que se encuentran inmersos en la emergencia climática. En la COP26 en Glasgow, ACNUR advierte de que el coste humano de la crisis climática ya se está dejando sentir. La emergencia climática impulsa el desplazamiento forzado y dificulta enormemente la vida de los que ya se han visto obligados a huir.

Desplazados climáticos

30,7 millones
de nuevos desplazamientos por desastres en 2020.
+ de 140
países afectados por los efectos del cambio climático.
108 millones
de personas necesitan anualmente ayuda humanitaria por el impacto del cambio climático en la actualidad.
 
“El desplazamiento forzado es una de las consecuencias más devastadoras del cambio climático y pone de manifiesto las enormes desigualdades que existen en el mundo”.
Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

En la COP26, ACNUR propone a los Estados:

  • Aumentar el apoyo financiero y tecnológico para prevenir, minimizar y abordar el desplazamiento climático.
  • Cumplir con sus compromisos de limitar el calentamiento a 1,5 °C y asegurar un nivel global cero para mediados de siglo.
  • Apoyar a los países y a las comunidades vulnerables, ya que son quienes menos han contribuido al cambio climático, pero cuentan con menos recursos para prepararse y adaptarse a los efectos del mismo.
  • Garantizar la participación y el liderazgo de las comunidades desplazadas en los esfuerzos de investigación, adaptación y mitigación del cambio climático.

La emergencia climática se ceba con los más vulnerables

Huracanes, lluvias torrenciales, ciclones, sequías persistentes u otros fenómenos meteorológicos extremos obligan cada año a millones de personas a abandonar sus hogares. 30,7 millones de personas tuvieron que dejarlo todo atrás en 2020 debido a los desastres naturales. Muchos de ellos ya huían de guerras y conflictos. La emergencia climática está multiplicando las amenazas para la población más vulnerable del mundo.

ACNUR ha pedido a los gobiernos hacer todo lo posible por aminorar las catastróficas consecuencias humanitarias de la crisis climática. Según las predicciones, si no se llevan a cabo acciones contundentes, en 2030, 200 millones de personas necesitarán ayuda humanitaria debido a su impacto. Esta cifra representa casi el doble de la actual: 108 millones.

Desastres naturales

El cambio climático en algunas regiones que albergan a personas desplazadas

En Afganistán,

donde hay más de 3,5 millones de desplazados internos, las sequías recurrentes y el aumento de las temperaturas han agravado las consecuencias de la guerra que sufre el país desde hace 40 años y ha provocado escasez de alimentos.

En Mozambique,

la insurgencia ha obligado a 730.000 personas a huir. Al mismo tiempo, la población hace frente a la devastación que varios ciclones han dejado a su paso.

En el Sahel,

las temperaturas suben 1,5 veces más rápido en comparación con resto del mundo, y, a raíz de los efectos del cambio climático, ha aumentado la competencia por los recursos en zonas donde los grupos armados se aprovechan de las tensiones provocadas por la pobreza.
 

ACNUR actúa

ACNUR brinda protección y asistencia en 130 países y apoya a las personas desplazadas y a las comunidades de acogida en la adaptación y creación de soluciones en un entorno cada vez más inhóspito.

Además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar el medio ambiente, durante los últimos años, ACNUR ha puesto en marcha iniciativas para ayudar a la población refugiada a mejorar su resiliencia y bienestar y a que las comunidades que los acogen sean más saludables y más sostenibles. Se trata de un pilar fundamental para la acción climática de ACNUR.

En Bangladesh, para revertir la deforestación, ACNUR y sus socios han colaborado con personas rohingyas refugiadas en la plantación de árboles de rápido crecimiento.

Árboles en Cox's Bazar

Además, para abordar el problema de la deforestación en los asentamientos de refugiados rohingya en el país, ACNUR puso en marcha hace unos años un programa a gran escala para distribuir estufas y cilindros de cocina de gas licuado (GLP) entre la población, una alternativa limpia, segura y fácil. El objetivo es lograr una mayor eficiencia energética en todos los hogares.

En Camerún, las personas refugiadas que huyeron de la violencia en Nigeria están ayudando a construir el Gran Muro Verde, un proyecto que consiste en plantar vegetación en un tramo de ocho kilómetros para combatir los efectos del cambio climático.

Como parte de este proyecto, una madre refugiada nigeriana planta semillas en un vivero del campamento de refugiados de Minawao. En total, las personas refugiadas y las comunidades de acogida han plantado 360.000 semillas, transformando el ambiente del campamento y sus alrededores.

Minawo

El 13 de noviembre de 2017, Zataari inauguraba la planta solar más grande jamás construida en un campo de refugiados, proporcionando energía limpia a más de 80.000 refugiados sirios. Supone un ahorro anual de emisiones de carbono equivalente a 30.000 barriles de petróleo, y en costos de energía de 5,5 millones de dólares al año.

En El Cairo, Egipto, ACNUR ha apoyado los esfuerzos de varias personas refugiadas que trabajan como voluntarias, junto a otros jóvenes egipcios, en las labores de retirada de residuos plásticos en las orillas del Nilo, a su paso por El Cairo.

En un campamento de refugiados saharauis en Tinduf, al suroeste de Argelia, Tateh, un refugiado saharaui, decidió construir un refugio con botellas de plástico rellenas de arena que fuera resistente al calor y a las tormentas del desierto. Cuando el departamento de innovación de ACNUR conoció su proyecto, le becó para que pudiera construir 25 refugios en los campos de Tinduf.

Refugio construido por Tateh

Asimismo, ACNUR se ha comprometido a reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero y a minimizar el daño al medio ambiente.

Tu ayuda es vital

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos lejos y rápido ante cualquier emergencia.
 
 

Noticias