Emergencias

Guerra en Yemen: la peor crisis humanitaria del mundo se agrava

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
19 Enero 2018

Desde el repunte de la violencia en noviembre, más de 32.000 personas han tenido que huir de sus casas por culpa de la guerra en Yemen. Estos, se suman a los dos millones de desplazados en un país donde el 75% de la población depende de la ayuda humanitaria.

La guerra en Yemen enfrenta una nueva ola de violencia

A 300 kilómetros de Sanaa, la capital de Yemen, el distrito este de Al Hudaydah, se enfrenta a una nueva oleada de violencia tras casi 3 años de conflicto. Familias como la de Mohammed Saad, no tuvieron más opción que la de huir de su hogar después de ver cómo se destruían las casas de sus vecinos. “Tuvimos suerte porque tres días después un bus repleto de personas que intentaban huir fue atacado y murieron varias personas”, asegura. En el camino, Mohammed, su mujer y sus cinco hijos tuvieron que esquivar balas, bombas y minas.

Son algunas de las 32.000 personas desplazadas ante la oleada de violencia en Yemen que empezó en la capital al principio del invierno, y pronto se extendió hasta Al Hudaydah. Allí, los nuevos enfrentamientos se han cobrado la vida de 113 personas en los últimos quince días.

“Algunas de las familias que se quedaron atrás ahora se tienen que esconder bajo tierra”

Hayat Saif es madre soltera. Huyó con sus hijos hace tres semanas, tras escapar de la que dice que es la peor lucha que ha visto desde que empezó la guerra en Yemen: “dormíamos bajo nuestros muebles para intentar protegernos. Algunas de las familias que se quedaron atrás ahora se tienen que esconder bajo tierra”.

La última ola de violencia ha agravado la peor crisis humanitaria del mundo. De los dos millones de personas desplazadas, cerca del 90 % lleva más de un año fuera de casa agotando sus recursos y los de las comunidades locales que les acogen, mientras el país se encuentra a un paso de la hambruna.

El cierre de las fronteras afecta a los 8 millones de personas en riesgo de hambruna

Tras casi 3 años, la guerra en Yemen ha destruido las infraestructuras y los medios de vida de miles de familia, dejando a su población en rafectada por el cólera y hambruna.

Desde noviembre de 2017, el bloqueo de las fronteras del país impuesto por la coalición liderada por los saudíes, ha agravado la situación humanitaria en el país y los precios de la comida se han duplicado. Una situación ante la que comer menos cantidad es la única opción para miles de familias.

Según han denunciado 17 ONG, cerca de 8 millones de personas podrían morir de hambre, por lo que piden que se abra el corredor humanitario del puerto de Hudaydah. Desde hace meses, ACNUR y los líderes de la ONU han pedido que se libere totalmente el bloqueo de los puertos de Yemen en el Mar Rojo que sigue retrasando a día de hoy la entrega de una ayuda humanitaria inminente.

Ante el incremento de la violencia desde finales de diciembre, 814 refugiados en Yemen procedentes de Somalia han decidido volver a su país de forma voluntaria con la ayuda de ACNUR.

niños de Yemen

Un invierno bajo cero

La llegada del invierno a Yemen trae consigo temperaturas por debajo de los cero grados en algunos puntos. La situación en estos meses del año es todavía peor, especialmente para quienes viven en asentamientos informales, sin una protección adecuada contra el frío.

Desde que empezó la guerra en Yemen, ACNUR ha entregado colchones, mantas, colchonetas, sets de cocina y cubos a más de un millón de personas. En diciembre, más de 18.000 familias recibieron una ayuda económica de 200 dólares de ACNUR para protegerse de las bajas temperaturas.

Fatemah Murai y sus tres nietas huérfanas están entre los beneficiarios. Esta ayuda económica les ayudará a mantenerse calientes durante el invierno, dándoles la libertad de gastarlo en lo que más necesitan, bien sea ropa o combustible, mientras los precios del gas siguen subiendo. “Perdimos nuestra tierra y nuestro hogar. De un día para otro, nos quedamos sin un techo. Es la primera vez que recibimos asistencia. En invierno tenemos más dificultades, pero ahora podemos comprar más mantas, ropa y medicinas”, dice Fatemah.

Mientras el final de la guerra en Yemen no parece estar cerca, sólo el 48% de los fondos están cubiertos. Se necesita más ayuda para poder enviar protección para el invierno, artículos de primera necesidad y comida a miles de personas.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar y necesitan ayuda
 
 

Noticias