Eventos

Mujeres luchadoras #ConLosRefugiados

Sarah Mardini, socorrista voluntaria en la isla de Lesbos
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
08 Marzo 2017

Entre todas las mujeres que mueven el mundo, pocas acaban en las portadas de los periódicos o en los libros de texto. La mayoría se esconden en la sombra. Son madres, esposas, profesoras, médicos, refugiadas, activistas o costureras que pasan desapercibidas, pero consiguen dar una vida mejor a quienes más lo necesitan.

En un día como hoy, hemos querido contar la historia de estas 5 mujeres luchadoras que trabajan sin descanso en pro de los refugiados.

Mujer luchadora de Costa de Marfil, superviviente de violencia sexual

Mujeres luchadoras: “Ser refugiada no significa que no pueda hacer mis sueños realidad”

Irene lleva 14 años refugiada en Liberia. Llegó desde Costa de Marfil después de que, en 2002, los rebeldes matasen a su padre y le disparasen estando embarazada de 7 meses. Milagrosamente, ella y el bebé sobrevivieron y desde entonces no ha dejado de soñar.

Con la ayuda de ACNUR, Irene ha montado un taller de costura para que mujeres como ella puedan ser autosuficientes económicamente. Entre todas, ya han empezado a vender ropa.

Mujeres luchadoras: Efi, una activista por los refugiados

Efi Latsoudi fue una de las primeras mujeres que promovió los asentamientos de refugiados en la isla de Lesbos. En 2012, ayudó a convertir lo que en su día fue un centro de vacaciones en un albergue para los refugiados más vulnerables.

Los discapacitados, enfermos, embarazadas, jóvenes y mayores que llegan hasta las costas griegas tienen en PIKA un lugar donde recibir atención médica, educación o asistencia legal.

Desde que llegó a Lesbos en 2001, Efi se ha convertido no sólo en una de esas mujeres luchadoras en la sombra, sino una voz líder en la comunidad. Ahora, dedica cada hora de su tiempo a ayudar a todos aquellos refugiados que lo necesitan.

Mujeres luchadoras: Angelique Namaika, la salvadora de mujeres y niñas secuestradas

En una remota localidad de la República Democrática del Congo llamada Dungu, mujeres y niñas liberadas de los secuestros del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) han encontrado el cariño y protección que necesitan. Angelique Namaika es una monja congoleña que ha dedicado más de 10 años de su vida en dar a las mujeres víctimas del LRA el cuidado y herramientas necesarias para volver a ser autosuficientes tras años secuestradas.

Angelique vivió el horror en primera mano, lo que le motiva cada día a coger su característica bicicleta para llegar hasta allí donde se necesite.

Mujeres luchadoras: Grace, de refugiada a trabajadora de ACNUR

Cuando tenía sólo 8 años, Grace Aleng cruzó la frontera de Uganda desde Sudán del Sur. Las cicatrices de las heridas que se hizo en sus piernas con las afiladas hierbas mientras huía de la guerra harán que nunca olvide ese momento.

Ahora, Grace trabaja como asistente de servicios humanitarios después de haber podido estudiar gracias al apoyo de ACNUR. Cada día, se deja la piel ayudando a quienes están en la misma situación por la que un día ella misma pasó. Para ella, su recuerdo es su fuente principal de motivación.

“Estoy orgullosa de trabajar para los refugiados porque yo también lo fui”
Grace, de refugiada a trabajadora de ACNUR

Mujeres luchadoras: Sarah Mardini, al rescate en la isla de Lesbos

La hermana de la nadadora del Equipo Olímpico no tuvo la misma suerte y no por falta de talento. Una lesión en un hombro agravada intentando cruzar el Mediterráneo truncó su carrera profesional, pero no perdió su motivación.

Cuando le contactaron desde el Centro Internacional de Respuestas a Emergencias que trabaja rescatando a refugiados en la isla griega de Lesbos, hasta dónde ella llegó a nado empujando una barca con 18 personas, no se lo pensó.

Ahora trabaja como socorrista voluntaria en las costas de Europa ayudando a quienes le recuerdan, cada día, por lo que un día ella pasó.

Miles de mujeres luchadoras necesitan ayuda para tener un final feliz.
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Miles de mujeres luchadoras necesitan ayuda para tener un final feliz.
 
Miles de mujeres luchadoras necesitan ayuda para tener un final feliz.
 
Miles de mujeres luchadoras necesitan ayuda para tener un final feliz.
 
 

Noticias