Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

La vida en los países considerados del primer mundo y en aquellos que se encuentran en una situación más empobrecida es muy diferente. Muchas familias no tienen acceso a recursos básicos como alimentos o agua, y menos aún a los lujos a los que podemos estar acostumbrados. Pero esto no solo se produce en una situación de pobreza absoluta, es decir, cuando una familia o un individuo no cuentan con los recursos básicos para llevar una vida digna, sino en términos de pobreza relativa, que se refiere a cuando alguien no dispone de recursos suficientes dentro del baremo de una sociedad concreta.

New Call-to-action

Cuánto gastan en recursos los refugiados

Aquellas personas que han tenido que dejarlo todo para irse a otro país huyendo de la guerra son los que están más expuestos a la pobreza relativa. Su integración a veces es complicada, no consiguen trabajo y tienen que vivir de la ayuda humanitaria, incluso en campos de refugiados.

Su gasto en recursos básicos como comida y agua dependen, pues, de la ayuda que reciban. En los campos de refugiados, las características de la situación hacen que sea necesario un reparto de recursos que muchas veces es inferior a lo que estamos acostumbrados. Por ejemplo, en 2012, 25 de los 49 campos de refugiados en los que trabaja ACNUR producían 20 litros o más de agua potable por persona y día. A simple vista nos puede parecer una cantidad adecuada, pero si sumamos la que se gasta en hacer la comida, en lavarse y en beber, con seguridad consumimos mucha más en nuestras casas.

Si quieres saber qué acciones de ahorro se llevan a cabo en los campos de refugiados, descarga esta guía gratis. ¡Te sorprenderán sus ideas innovadoras!

Aun así, los refugiados han conseguido gestionar su gasto en agua de una forma sorprendente. Para que te hagas una idea, la mayoría de ellos no consume la cantidad de agua que tienen asignada por día. Esto se produce básicamente porque usan el volumen indispensable. En países o en situaciones más desarrolladas, en cambio, no damos el valor que debemos al agua, y por eso el gasto suele ser muy superior.

¿Cómo ahorrar agua en casa?

Cómo ahorrar agua en casa trucos

Para que, al igual que los refugiados, puedas concienciarte y hacer un uso responsable del agua que consumes, queremos darte datos concretos sobre la cantidad de agua que se gasta en acciones cotidianas como estas:

  • Una ducha de 15 minutos: 60 litros. Como ves, es el triple de la cantidad asignada a los refugiados en los campos.
  • Lavarse las manos 55 segundos: Tres litros y medio.
  • Poner la lavadora: Entre 50 y 200 litros.
  • Lavar a mano los platos: De 15 a 30 litros.

Consejos sobre cómo ahorrar agua en casa

Cómo ahorrar agua en casa refugiados

¿Te han sorprendido estas cifras? Para intentar reducirlas, te damos algunos consejos útiles:

  • Mide el tiempo de la ducha: Existen relojes que funcionan como los de arena y que sirven para medir el tiempo idóneo de una ducha, que no debería exceder los 15 minutos.
  • Pon la lavadora llena: Si tienes poca ropa, espera a juntar más para evitar hacer dos lavados.
  • Aprende a cerrar el grifo cuando no es necesario que corra el agua: Por ejemplo, mientras te estás enjabonando las manos.
  • Mejor ducha que baño: Se gasta mucho más llenando la bañera que con una ducha rápida.

Por último, te dejamos con una comparación. Antes te decíamos que un refugiado tiene asignados 20 litros de agua al día, y que no llegan a gastarlos. En España, el consumo medio por habitante y día es de 114 litros. ¡Aprende a ahorrar agua en casa!

New Call-to-action