Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Desertificación: un día mundial para cuidar nuestros suelos

Ejemplo de desertificación

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

La desertificación es la degradación progresiva que alcanza la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Está causada, principalmente, por la actividad humana y las variaciones climáticas, es decir, que la sobreexplotación y el uso indebido de la tierra (deforestación, sobrepastoreo, malas prácticas de riego) es uno de los motivos principales de la desertificación.

Es por este motivo que cada 17 de junio se celebra el Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, una jornada que resulta de utilidad para concienciar a todo el planeta sobre este grave problema. Y, por supuesto, para motivar a los gobiernos a que asuman como prioridad el hecho de definir políticas y trazar iniciativas internacionales para evitar tanto la desertificación como la sequía.

Desde la ONU se estima que hay más de tres millones de personas afectadas a causa del proceso de desertificación. Y se cree que si todo sigue así y no se toman medidas urgentes, antes de 2050 la cantidad de seres humanos afectados por la desertificación será de 143 millones. Además, cada año millones de personas se ven obligadas a huir de sus hogares a causa de fenómenos relacionados con el cambio climático, convirtiéndose así en desplazados climáticos.

Para evitar que tantos millones de personas deban abandonar sus hogares por falta de agua, existe este día que tiene su origen en 1992 en Río de Janeiro, cuando se celebró la Cumbre de la Tierra, dando lugar a la creación de la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación, un acuerdo internacional para comprometer a los estados firmantes a desarrollar políticas en ambos sentidos.

África, el continente más afectado

Hasta mediados de 2020 había 12 millones de hectáreas en todo el mundo afectadas por la desertificación, la mayoría en territorio africano. En África, el proceso de desertificación es mucho más pronunciado que en el resto de continentes, teniendo en cuenta que dos tercios de todo su territorio es tierra árida y desierto.  Además, en los últimos 50 años, al sur del Sahara se ha ido conformando de manera natural un área de desierto de 638 mil kilómetros cuadrados, lo que acentúa mucho más la desertificación en la región.

A todo esto hay que sumarle la acción humana que profundiza el proceso: cortes masivos de árboles para usar como leña, sobreexplotación del suelo para ganadería y otras prácticas que atentan contra la seguridad alimentaria para cada vez más personas. Al reducirse la cantidad de tierras cultivables, cada vez más gente en África tiene que desplazarse para evitar el hambre y la pobreza.

Otras regiones afectadas por la desertificación

De acuerdo con datos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, hay más de cien países en todo el mundo con graves problemas de desertificación, de los cuales la mayoría están en África, seguidos de Asia, América Latina, el Caribe, el sur de Europa y España.

El lago Chad, uno de los más grandes del mundo, actualmente tiene graves problemas de sequía, un proceso que afecta a muchos de los países vecinos. En Asia, la desertificación va avanzando progresivamente en Irán, Pakistán, China, Mongolia e India. Argentina es el país con mayor extensión de desierto en América Latina, mientras que los países del sur de Europa (Portugal, España, Italia y Grecia) son los más afectados en el continente por la desertificación.

Acciones urgentes contra las sequías

Es fundamental que el ser humano comience a adquirir buenas conductas y una actitud responsable en el uso de la tierra, porque en caso contrario los efectos de la desertificación pueden ser devastadores. Es importante que el aumento del rendimiento económico se adecue al indispensable cuidado del medio ambiente y no atente para nada contra él. Porque la desertificación continúa propagándose por todo el planeta, derivando en sequías que se prolongan en el tiempo y en el espacio geográfico. Y si los suelos se degradan, pierden su calidad de brindar cultivos fundamentales para la alimentación humana.

De esta manera, cada 17 de junio en el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, la ONU promueve campañas de concienciación mundial para frenar el proceso de desertificación en todo el mundo. Mejorar en este sentido ayudaría no solo a tener un medio ambiente más saludable para toda la humanidad sino también se reducirían los índices de pobreza a escala global, aumentaría la seguridad alimentaria para millones de personas y se cuidaría el recurso tan vital que es el agua potable. De acuerdo con cifras de la ONU, se cree que hacia 2025 habrá 1.800 millones de personas en todo el planeta que no tendrán acceso al agua y que dos tercios de la población mundial no contará con los recursos hídricos básicos. Dos estimaciones aterradoras y que obligan a tomar medidas urgentes contra la desertificación y la sequía.

Ayuda a los refugiados

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
Bidones para transportar agua para 4 familias
Un sistema de suministro de agua
Agua potable para 5 familias durante 1 año
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Cinco bidones para transportar agua
Tres filtros para potabilizar agua
Agua potable para una familia durante 1 mes
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *