¿Por qué se interrumpe la educación de la niñez refugiada?

Educación refugiados: informe ACNUR 2021
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
Lun, 09/13/2021

Solo el 34 % de la niñez desplazada a la fuerza cursa educación secundaria. En algunos países, este porcentaje es de un solo dígito. Muchos adolescentes refugiados se ven obligados a trabajar para contribuir a la economía familiar, especialmente maltrecha a raíz de la pandemia. Además, según la UNESCO, más de 1.500 millones de estudiantes se han visto afectados por el cierre de escuelas desde el inicio de la emergencia sanitaria. Algunos ya no volverán al colegio.

Escolarización de personas refugiadas por niveles educativos

68 %
cursa educación primaria.
34 %
accede a educación secundaria.
5 %
se matricula en estudios superiores.
 

Alcanzar el objetivo 15/30

En todos los niveles, la matriculación escolar de personas refugiadas es menor en comparación con la de las personas no refugiadas. Además, a medida que crecen el panorama empeora, y quienes cursan educación secundaria corren el mayor riesgo de quedar atrás. Es una de las conclusiones del informe sobre Educación de ACNUR para el año 2021: “Manteniendo el rumbo: los desafíos que enfrenta la educación de las personas refugiadas”. En el caso de que no haya un aumento importante de personas que accedan a la enseñanza secundaria, será difícil alcanzar el objetivo 15/30 fijado por ACNUR y sus socios: lograr que el 15 % de las personas refugiadas estén matriculadas en educación superior para 2030.

Educación superior: buenas noticias

La matriculación en educación superior alcanzó el 5 %, dos puntos porcentuales más que el año anterior. Se trata de un cambio de enorme trascendencia para miles de personas refugiadas y sus comunidades. Este incremento llena de esperanza y motivación a la juventud refugiada que debe superar una gran cantidad de obstáculos y desafíos para tener acceso a la educación superior.

Profesora refugiada imparte ciencias

Joyline Mhlanganiso es profesora de Ciencias en la escuela secundaria St. Michaels Tongogara, en Zimbabue, donde empezó a impartir clases inmediatamente después de recibir su formación en 2012. Trabaja allí desde entonces. En 2019, consiguió el título en Bioquímica.

“Cuanto más débil sea el contexto, más sólidos deben ser los sistemas educativos”.
Stefania Giannini, subdirectora general de educación de la UNESCO.

Los beneficios de la educación secundaria

  • Promueve el crecimiento y el desarrollo intelectual de la niñez y la adolescencia refugiada.
  • Aumenta las oportunidades laborales y mejora la situación financiera.
  • Fortalece la salud, la independencia y el liderazgo en jóvenes en situación de vulnerabilidad.
  • Disminuye el riesgo de explotación y trabajo infantil.
  • Es un puente que permite acceder a la educación superior.

COVID-19: cómo aprender en un contexto de pandemia global

La interrupción de las clases debido a la pandemia ha afectado a toda la niñez. Sin embargo, para la juventud refugiada, que ya se enfrenta a grandes obstáculos para obtener un lugar en las aulas, la pandemia podría frustrar toda esperanza de recibir la educación que necesita.

La UNESCO calcula que desde el inicio de la pandemia más de 1.500 millones de estudiantes se han visto afectados por el cierre de escuelas y universidades.

Nueve de cada diez escuelas en el mundo han cerrado en algún momento y durante diversos períodos desde que los países comenzaron a imponer medidas de confinamiento.

Niños refugiados estudiantes

Las estimaciones de las oficinas de ACNUR en 37 países indican que la población estudiantil refugiada perdió un promedio de 142 días escolares hasta marzo de 2021 debido a los cierres de las escuelas, universidades y demás instituciones, lo que representa un déficit inmenso por recuperar.

Año tras año, la probabilidad de que la juventud que vive en regiones afectadas por crisis, incluidas las personas refugiadas y desplazadas internas, avance al siguiente nivel académico disminuye considerablemente. Ya antes de la COVID, estos jóvenes tenían alrededor de un 30 % menos de probabilidades de finalizar la escuela primaria, y la mitad de probabilidades de finalizar la secundaria.

“Enfrentar este desafío requiere un esfuerzo titánico y coordinado; se trata de una tarea que no podemos eludir”.
Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.
1.500 millones
de estudiantes se han visto afectados por los cierres durante la pandemia.
9 de cada 10
escuelas han cerrado en algún momento de la emergencia sanitaria.
142 días
escolares perdidos por los cierres de escuelas hasta marzo de 2021.
 

Cerrar la brecha digital

No todas las personas han podido acceder al aprendizaje digital. Para ello, se necesita conexión a internet, un dispositivo adecuado y un espacio tranquilo para escuchar y aprender. Para miles de estudiantes refugiados que viven en regiones sin conexión, que no tienen acceso a dispositivos digitales y que viven en condiciones de hacinamiento, estos recursos resultan poco realistas.

La brecha digital ha sido uno de los principales factores de exclusión de la educación para quienes no tienen acceso a internet. Crear resiliencia ante golpes como la pandemia implica diseñar inversiones que garanticen que toda la juventud refugiada sea incluida en el mundo digital y pueda beneficiarse de la expansión de dichas iniciativas.

Brecha digital refugiados

Precisamente, para evitar la brecha digital, Ibrahim (en la foto), profesor de química y refugiado sirio en Irak, abrió un canal de YouTube durante el confinamiento para continuar enseñando a sus alumnos. “Profesor Ibrahim Yousef”, así se llama el canal donde publicaba todo el material relacionado con la química de secundaria. Así, muchos de sus alumnos han podido continuar aprendiendo durante la pandemia.

"Lo más difícil durante el confinamiento por la COVID-19 fue adaptarme a las clases a distancia, para mí fue incluso más duro que no poder salir ni ver a mis amigos".
Yvana Portillo, refugiada venezolana.

No dejar a las niñas atrás

Las estadísticas revelan que en materia educativa las niñas quedan rezagadas en comparación con los niños. Las tasas globales brutas de inscripción de personas refugiadas en la enseñanza primaria fueron del 70 % y del 67 % en el caso de los niños y las niñas, respectivamente. En el nivel secundario, las tasas fueron del 35 y del 31 %. La educación de las niñas refugiadas debe ser una prioridad.

Elaine, refugiada estudiante de ciencias

Mashumba Elaine, de 14 años, es estudiante de ciencias en la escuela de St Michaels Tongogara, en Zimbabue. En la foto, realiza un experimento en el laboratorio. El número de niñas que asisten a las clases de ciencias ha aumentado desde la puesta en marcha de este laboratorio.

Su compañera de escuela, la refugiada congoleña Jessica Momba, tiene un sueño: ser geógrafa. Cuenta que Ciencias, Matemáticas y Geografía son sus asignaturas favoritas. "Me encantan los experimentos en grupo porque los resuelvo con mis amigos en clase", dice.

Educación niñas refugiadas

Y además...

La niñez representa el 30 % de la población mundial, pero comprende el 42% del total de las personas desplazadas a la fuerza.
ACNUR estima que entre 2018 y 2020 un millón de niñas y niños nacieron como refugiados.
Cada año se inscriben 300.000 niñas y niños más. Se necesitan 6.000 aulas más y la contratación de 10.000 nuevos docentes.
 

Con tu ayuda construyen su futuro

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia.
 
Gracias a la ayuda periódica llegamos rápido y lejos ante cualquier emergencia.
 
 

Noticias