Historias de vida

5 historias de niños que tuvieron que huir

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
11 Agosto 2017

Tras su imagen delicada e inocente, sus cuerpos pequeños e indefensos parecen no estar preparados para enfrentarse a la realidad. Pero estas historias de niños refugiados que han huido de la guerra y se han enfrentado a la adversidad muestran cómo el instinto de supervivencia puede crear las historias más inolvidables.

5 increíbles historias de niños refugiados

Niño surfista

1. Ali, el surfista que nunca había visto el mar

Ali no sabía nadar ni había llegado a la costa cuando tuvo que huir de Alepo a los 11 años.

Cuando huyó a Líbano, un pequeño país de 3 millones de habitantes y 1 millón de refugiados, Ali se enamoró del mar y de las olas. Quedó tan fascinado que decidió construir su propia tabla de surf con lo que tenía a mano: un trozo de gomaespuma.

El resto, nos deja una bonita historia de superación y solidaridad.

Leer la historia de Ali, el niño surfista

2. Los niños perdidos de Sudán

Cuando, hace años, estalló la guerra civil en Sudán, miles de niños se quedaron huérfanos o perdidos de sus padres. Poco a poco fueron llegando a los bosques, donde se refugiaban de los hombres de la guerra.

20.000 niños consiguieron escapar y vagaron solos, durante meses, por los bosques africanos. Menores no acompañados que se unieron en pequeños grupos en los que los mayores, de 10 o 12 años, se ocupaban del resto. Su historia fue llevada al cine y se ha convertido en toda una historia de supervivencia.

Leer la historia de los niños perdidos de Sudán

3. La Malala siria

Muzón tenía sólo 14 años cuando la guerra le arrebató todo lo que conocía. Al llegar a un campo de refugiados en Jordania, donde empezó a ir a su nueva escuela, se dio cuenta de cómo las niñas iban poco a poco abandonando sus estudios. La gran mayoría se casaban con tan sólo 13 y 14 años con hombres mucho mayores.

Fue entonces cuando Muzón empezó su lucha por la educación que ha hecho que muchos la hayan comparado con la ganadora del Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai.

Leer la historia de la Malala siria

el niño que dejó de crecer

4. El niño que dejó de crecer

Desde que nació, Omar había tenido un déficit de una hormona de crecimiento que hacía que sus padres tuvieran que llevarle a médicos y tratamientos en su Siria natal. Pero cuando estalló la guerra, su familia tuvo que huir y fue cada vez más difícil poder darle el tratamiento que necesitaba. El pequeño Omar dejó de crecer y quedó atrapado en el cuerpo de un niño de 5 años a pesar de haber cumplido los 8.

Afortunadamente, un tiempo después, Omar fue reasentado en Finlandia donde ha retomado el tratamiento.

Ver el vídeo del niño que dejó de crecer

5. Muñecas de trapo

Shamsa y Thuha tienen 7 y 5 años. Aunque tuvieron que huir de la guerra en Siria hasta otro país, ninguna de ellas tiene claro qué significa la palabra refugiado.

Al ser su madre costurera, desde muy pequeñas les enseñó a coser. Ahora, viven en el exilio desde donde estas dos niñas sirias cosen sus propias muñecas de trapo que les recuerdan al que un día fue su hogar.

Ver el vídeo de estas dos niñas sirias

Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Más de la mitad de los refugiados son niños. Ayúdanos a darles un final feliz.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Ayúdanos a darles un final feliz.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Ayúdanos a darles un final feliz.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Ayúdanos a darles un final feliz.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Ayúdanos a darles un final feliz.
 
 

Noticias