Historias de vida

Lámparas solares alumbran el futuro de estudiantes refugiados en Uganda

Familia africana de Uganda desplazados
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
27/02/2012

Moses, que solía estudiar sólo media hora antes de que cayera la noche, ahora puede leer durante cuatro horas y prepararse para sus exámenes.

Moses Kilumba sabe lo que significa estar desamparado. Cuando era niño, perdió a su padre durante disturbios tribales y políticos en la República Democrática del Congo. Junto con su madre y cinco hermanos, huyó hacia el este, a Uganda cuando tenía 10 años de edad, y tuvo que abandonar la escuela durante dos años porque su familia no podía pagarla.

“Crecer sin padre y ver a otras personas sufriendo me hizo estudiar arduamente”, dijo Moses, ahora con 15 años. “Quiero ayudar a las personas desfavorecidas y mejorar la comunidad en el futuro”.

Hoy en día, ha vencido estos obstáculos para convertirse en el mejor estudiante no sólo en el asentamiento para refugiados en Uganda Kyaka II, sino también en todo el distrito de Kyegegwa, ubicado al oeste de la capital ugandesa, Kampala. Moses supo esto cuando se anunciaron los resultados de todo el país en los exámenes para terminar la escuela primaria a finales de enero.

Ombeni Nusura, un compatriota congoleño de 13 años, solía esforzarse para leer sus libros bajo la luz de la luna de Kyaka II. Su madre apenas podía mantener a los diez hijos ella sola y no podía darse el lujo de comprar parafina para iluminarles en la noche. La situación cambió con la llegada de la lámpara solar y Ombeni consiguió una de las notas más altas en el distrito de Kyegegwa.

“Ombeni lo resumió acertadamente cuando atribuyó su éxito a una combinación de "trabajo duro, determinación, sacrificio, apoyo de mi madre, profesores, amigos y ACNUR”.

Por James Onyango y Julius Okello en Kyaka II y Kampala, Uganda

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias