7 africanos con nombre y apellido

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
14 Diciembre 2018

Aunque nadie pone en duda que la ayuda humanitaria en muchos países de África sigue siendo necesaria, los africanos son parte esencial del cambio. A través de 7 historias de médicos, enfermeras, atletas o actores africanos mostramos una parte de esa otra cara de África que a menudo olvidamos. La de los africanos que ayudan a otros africanos.

Doctor Evan Atar, el médico africano que se llevó un hospital a cuestas

En la región del Alto Nilo, el nombre de Evan se repite sin parar. Es algo común que los recién nacidos tomen el nombre del médico que ayudó a traerles al mundo.

Desde que tuvo que llevarse a cuestas su equipo médico de la primera línea de conflicto en Sudán (el suyo se ha convertido en el único hospital de la región del Alto Nilo), el Doctor Evan ha ayudado a parir a cientos de mujeres.

Allí puede pasar 48 horas trabajando sin parar, aunque con ello apenas gana para vivir. Este médico por vocación fue premiado en 2018 con el Premio Nansen de los Refugiados por su labor durante los últimos 30 años por ayudar a quienes han tenido que huir de la guerra.

Anjelina Nadai Lohalith, la atleta olímpica que corre por los refugiados

Con solo 6 años, Anjelina tuvo que salir corriendo de su aldea en Sudán. Los combates lo estaban destrozando todo. Desde entonces, no ha dejado de correr hasta convertirse en una atleta olímpica que ha pasado por Río 2016 y por el Mundial de Atletismo de Londres.

Aunque vive separada de sus padres por culpa de la guerra, Anjelina sabe que correr puede llevarla muy lejos.

La hermana Angelique, toda una vida dedicada a las mujeres de Congo

Una bicicleta vieja y una sonrisa de oreja a oreja son sus eternas compañeras. Desde hace años, esta monja congoleña, dedica todo su tiempo a ayudar a las mujeres y niñas que fueron secuestradas por el LRA en la República Democrática del Congo.

Cuida de ellas cuando son liberadas y les ayuda a superar el trauma físico y psicológico y a recuperar su fe en el futuro.

Medina Noah, la abuela solidaria

A sus 70 años, esta mujer africana sigue cultivando la tierra en Uganda. Cuando vio a una familia refugiada de Sudán del Sur llegar hasta a allí, decidió compartir sus tierras con ellos, para que pudieran cultivar y tener con qué alimentarse. Un gesto que describe como bondad y que la ha llevado a convertirse en la abuela de esta familia.

Ger Duany, de niño perdido a modelo

Cuando Ger era un niño de una aldea de Sudán del Sur, la guerra estalló entre el norte y el sur de su país y fue reclutado como niño soldado.

Pero tuvo suerte, Ger Duany consiguió escapar y fue reasentado gracias a ACNUR en Estados Unidos, donde se convirtió en actor, modelo y luchador por la paz.

En una de las películas que protagoniza cuenta la historia de los miles niños que, como él, tuvieron que sobrevivir en medio del bosque tras escapar de la guerra: los niños perdidos de Sudán del Sur.

Patricia Sampule, la enfermera africana que salva vidas

Hasta hace unos meses, los miles de personas que vivían en el asentamiento de Manpala, en Zambia, tenían que viajar más de 30 kilómetros hasta la clínica más cercana. Embarazadas y enfermos esperaban hasta el amanecer y caminaban durante ocho horas para poder ver a un médico. Una caminata que podía marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Desde la apertura de esta nueva clínica, 18.000 congoleños y zambianos tienen un médico accesible y Patricia, enfermera refugiada, ha ayudado a traer a 14 de bebés al mundo en Zambia.

“Estamos salvando vidas”, dice la enfermera africana de 34 años que trabaja tiempo completo en las instalaciones.

Foni Joyce Vuni

Foni Joyce Vuni, la Delegada de la Juventud refugiada

Esta joven africana nació en Sudán del Sur de donde ella y sus padres tuvieron que huir en el 91.

Gracias a sus buenas notas, tuvo la suerte de convertirse en parte del 1% de las personas refugiadas que tienen acceso a la Universidad.

Foni se graduó con mención de honor en la Universidad de Agricultura y Tecnología en Kenia, gracias a una beca DAFI de ACNUR, y se convirtió en “Delegada de la Juventud”. Eso la ha llevado hasta el Palacio de las Naciones de Ginebra donde explicó la importancia de la educación entre los refugiados: “Cuando los niños no tienen educación, vemos que la guerra se repite, porque no entienden las causas”.

Haz que todas las historias de africanos que leamos sean como éstas.
 
Haz que todas las historias de africanos que leamos sean como éstas.
 
Haz que todas las historias de africanos que leamos sean como éstas.
 
Haz que todas las historias de africanos que leamos sean como éstas.
 
Haz que todas las historias de africanos que leamos sean como éstas.