Un refugiado hace jabón en Kakuma, Kenia