Refugiados en un convento

Pueblo nevado refugiados
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email

En un pequeño pueblo del noreste francés, 56 refugiados africanos han encontrado un nuevo hogar donde estar a salvo: un convento de monjas franciscanas que les ha abierto las puertas. 25 de ellos fueron evacuados desde Libia, un país convertido en un infierno.

Algunos de los 800 habitantes de la localidad, se declararon escépticos cuando llegaron los primeros. Ahora, sin embargo, creen que hay que dar a los refugiados la oportunidad de adaptarse.